Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

ETA mutila a un joven socialista horas antes del pacto para aislar a Batasuna

Eduardo Madina pierde la pierna izquierda por el estallido de medio kilo de dinamita en su coche

ETA intentó asesinar ayer con una bomba lapa colocada en su vehículo a Eduardo Madina Muñoz, de 25 años, secretario de Política Institucional de las Juventudes Socialistas de Euskadi, el mismo día en que el PSOE, el PP y el Gobierno central reunían al Pacto Antiterrorista para debatir medidas que contribuyan a aislar al entorno etarra y aumentar la seguridad de los ediles vascos. Madina, quien nunca ha ocupado ningún cargo público, carecía de escolta y su nombre no figura en ninguna de las listas incautadas hasta el momento a la banda armada. La Consejería vasca de Interior y el ministro Mariano Rajoy coincidieron en atribuir la acción al comando Vizcaya, el más peligroso de los que dispone actualmente ETA.

ETA extiende con este atentado su amenaza contra la familia socialista: tras asesinar o intentar hacerlo en 2000 a cualificados dirigentes y militantes (Buesa, Jáuregui, Lluch, Rekalde, Asenjo), hace ahora un año atentaba por vez primera contra un concejal del PSE (Dubreuil) y un mes después mataba a Froilán Elespe, edil de Lasarte. Ahora incluye entre sus objetivos a militantes sin cargos públicos ni un papel de primera fila con un atentado que, por su ejecución, demuestra que los activistas tenían información precisa de su víctima.

Madina, miembro de la ejecutiva de las Juventudes Socialistas de Euskadi (JSE) desde abril de 2000, salió a primera hora de la mañana de su domicilio en el barrio bilbaíno de Arangoiti camino de su trabajo en las oficinas en Trapagaran (Vizcaya) de la empresa Fondo Formación, una firma de consultoría y formación ocupacional en la que realizaba las prácticas de un curso universitario de posgrado desde el pasado enero. Viajaba solo en un Seat Ibiza gris oscuro matrícula de Bilbao 6436-BS.

A las 8.20 de la mañana, cuando había recorrido cerca de una decena de kilómetros y apenas le faltaban 200 metros para llegar a su destino, la bomba lapa, compuesta por medio kilo de dinamita Titadyne de la robada por la banda en Francia, estalló. La explosión se produjo cuando el vehículo acababa de salir de una rotonda y circulaba entre dos gasolineras en un tramo de la BI-3745 en el término municipal de Sestao.

Los etarras habían colocado el explosivo la noche anterior en los bajos del coche a la altura del asiento del conductor, según la Ertzaintza. Fuentes de la policía vasca consideran que el mecanismo activador no estalló hasta que el joven hizo una maniobra más acusada para salir de la rotonda.

Amputación

Pese a sus heridas en ambas piernas, Madina bajó del coche y permaneció consciente en todo momento. Fue él mismo quien facilitó su identidad a los primeros ertzainas que llegaron al lugar. Una ambulancia medicalizada de Osakidetza le trasladó al cercano Hospital de Cruces, donde fue intervenido quirúrgicamente durante cinco horas. El propio dirigente socialista le pedía a la doctora que le atendió al llegar al centro médico que le informase de su estado. La gravedad de las heridas hizo necesaria la amputación de su pierna izquierda justo sobre la rodilla.

Tras la operación quedó ingresado en la UCI del centro en estado 'muy grave' pero estable, según el parte médico. 'No se espera que corra riesgo su vida, pero es algo que hasta que pasen unas horas de evolución no podemos saber', apuntó la directora médica del hospital, Michel González Torres. El estallido causó además varios cortes leves a un transeúnte que fue curado en el lugar de los hechos.Todas las personas consultadas que han tratado a Madina destacaban ayer su carácter profundamente dialogante. En abril de 2000, fecha del último congreso de la histórica formación fundada hace casi un siglo, fue el autor de la ponencia en que las JSE defendieron la celebración en Euskadi de un referéndum para saber si los ciudadanos son partidarios o no de ejercer el derecho de autodeterminación. 'Si Euskadi dice que quiere la autodeterminación, negársela es imposible, porque en democracia los políticos están para hacer lo que el pueblo diga', aseguró entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002