Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MILOSEVIC, EN EL BANQUILLO

Milosevic: 'La verdad está de mi lado, me siento superior y vencedor moral'

El ex presidente culpa a periodistas, mercenarios, Alemania y EE UU de la guerra

Para él, el juicio está ya ganado, pese a que considera ilegítimo el tribunal. 'La verdad está de mi lado, me siento superior y vencedor moral, y estoy convencido de que hay gente honrada que así lo siente', declaró ayer Slobodan Milosevic al final de tres jornadas de réplica para rebatir los argumentos de la fiscal Carla del Ponte, que le acusa de genocidio en Bosnia y crímenes de guerra y contra la humanidad en Kosovo y Croacia. 'Este tribunal representa a quienes un día deberán ser juzgados por un jurado popular por los cargos de que ustedes me acusan', dijo.

'Estoy seguro de que ese día llegará', agregó irritado. Milosevic se refería a Bill Clinton y a los numerosos líderes extranjeros que quiere convocar como testigos durante este proceso histórico, el primero contra un jefe de Estado, cuya duración puede ser superior a un año. Milosevic expuso con calma y habilidad durante toda la sesión de ayer su versión de lo que había sucedido en Croacia y Bosnia -nada habló en esta ocasión de Kosovo-, una versión, lógicamente, bien distinta a quienes le imputan tan graves acusaciones.

Reafirmó el ex presidente serbio y yugoslavo su tesis de días anteriores de haber luchado por la integración étnica y resumió el panorama del drama ocurrido en los Balcanes durante la pasada década en estos términos: 'Los serbios no fueron el origen de la guerra, sino las víctimas. Aquí se está invirtiendo la situación. Los instigadores de la guerra acusan a quienes querían la paz'.

Factor de integración

Y entre los que querían la paz, evidentemente, se incluyó él. A los comentarios de días anteriores de considerarse factor de integración étnica ayer sumó uno más atrevido: 'Es una estupidez que insista en que el responsable de la cadena de mando militar era yo. De iure y de facto yo nunca tuve el mando. Si yo hubiera mandado el Ejército federal yugoslavo tal vez no hubiera habido guerra'. Milosevic fue presidente de Serbia entre 1990 y 1997, y accedió a la jefatura federal yugoslava (Serbia y Montenegro) en diciembre de 1997.

Al hacer un largo repaso de la crisis balcánica -ayer leía más un guión que en las dos sesiones anteriores- tuvo palabras exculpatorias hacia lord Carrington y Cyrus Vance, y sobre el mérito de sus planes para lograr la paz en Bosnia. Declaró que tanto el que fue secretario general de la OTAN en los ochenta como el recientemente fallecido secretario de Estado en la Administración de Jimmy Carter censuraron a Alemania por acelerar prematuramente la ruptura de Yugoslavia.

También mencionó a James Baker para subrayar que el jefe de la diplomacia norteamericana durante la presidencia de George Bush avisó de que la declaración unilateral de independencia de Croacia y Eslovenia había sido un 'acto de fuerza que causará una guerra civil'. Milosevic perdió el temple al ver cómo el reloj corría y el presidente del tribunal, Richard May, le recordaba que tenía que concluir su réplica a la una de la tarde. Ni un minuto más, le dijo.

Pero estalló en cólera cuando un problema técnico dificultó sobremanera la visión de un documental norteamericano con el que el imputado quería demostrar que fueron Estados Unidos y Alemania, por encima de todos, los causantes de la tragedia en los Balcanes, una tragedia causada por lo que él define como un nuevo neocolonialismo que 'emplea métodos para incitar el nacionalismo y el terrorismo' con la colaboración de la prensa occidental. 'Los periodistas occidentales se han convertido en asesinos y mercenarios', afirmó. May le dijo que el vídeo no se podía reproducir por un fallo, pero él exigió que fuera subsanado.

Problemas de imagen

Hubo un breve receso y al final se pasó con serios problemas de imagen. No le dio tiempo a proyectar otro segundo de la cadena británica ITN, en el que, según él, se reflejaba un montaje periodístico sobre un presunto campo de concentración de musulmanes en Bosnia.

'Hay un odio y una persecución contra mí, mi esposa y mis dos hijos', clamó apuntando con el dedo al equipo de la fiscal Del Ponte. 'La OTAN quiso asesinarnos durante la guerra de Kosovo bombardeando nuestra residencia, la residencia de Tito, con el argumento de que en el sótano estaba el centro militar de operaciones. En el sótano no había nada', manifestó acalorado en otro momento de su intervención.

Milosevic está perfectamente informado y devora la actualidad como si fuera un profesional de los medios. Al inicio de la vista de ayer se refirió a un incidente ocurrido el pasado fin de semana en Mitrovica, donde extremistas albanokosovares incendiaron un templo y declararon a los cuatro vientos que Kosovo será pronto independiente y en manos de la mayoría albanesa. 'Los terroristas tienen que agradecérselo a Carla del Ponte y a Madeleine Albright', comentó irónico. La ex secretaria de Estado norteamericana, a la que últimamente ha convertido en su bestia negra, también está entre las personalidades que piensa llamar. Será el tribunal quien decida si lo considera pertinente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2002