Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ARTURO IZARZELAIA | Cronista urbano

'Nunca se ha hecho justicia a Bilbao La Vieja'

Arturo Izarzelaia Izagire (Bilbao, 1961), serígrafo de profesión, ha publicado Los barrios altos de Bilbao, una obra documentada sobre Bilbao La Vieja, San Francisco y Las Cortes, los barrios bajos de la ciudad. Izagire dice que siempre ha habido una injusticia histórica, un vacío grave, hacia los 'barrios altos' de Bilbao.

Pregunta. ¿Hace el nombre referencia a la zona elevada donde estaban las minas?

Respuesta. Había otra denominación alternativa y era la de barrios obreros. Bilbao era un valle desde Atxuri hasta San Nicolás y lo que había enfrente eran una peñas a salvo de las inundaciones. Allí, los comerciantes almacenaban sus productos.

P. ¿Por qué para la investigación en el comienzo de la guerra civil?

R. Fue una inflexión de suficiente importancia como para poner un fin a la historia. Los habitantes de los barrios eran republicanos y socialistas, y no hay testimonios. Estamos haciendo ya una segunda parte entrevistando a los supervivientes. El libro nace a partir de la celebración, en 1976, del 20 aniversario de la asociación de vecinos de San Francisco, a la que pertenezco. Es fruto de cinco años de perseverancia para recuperar una zona con la que siempre se ha cometido una injusticia histórica.

P. El barrio no dejó de ser obrero, pero en los 80 se convirtió en marginal con la incorporación de la droga.

R. Ha tenido ese carácter de economías humildes, de inmigrantes de Galicia, de Castilla y, en los últimos años, del África subsahariana. Sus actividades comerciales siempre fueron de tipo marginal, incluso al borde de la ley: la prostitución, los cabarets. A partir del 83 entró la heroína como alternativa al negocio de los clubes. Los vecinos están hartos, pero nunca antes había habido una apuesta institucional tan fuerte como ahora.

P. ¿Es el libro nostálgico?

R. La nostalgia es legítima. Los mayores recuerdan épocas mejores; había comercios y las calles estaban llenas de clubes que recaudaban millones.

P. En la zona se abrieron a principios de siglo locales aún muy especiales.

R. Las zonas de ambiente y de alterne estaban en los barrios altos. El restaurante Amparo, templo de la gastronomía vasca, se cerró en 1918. El Salón Vizcaya, El Chegas fue 'la catedral de las variedades'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 2002