Irán propone a la UE crear una célula conjunta para luchar contra el terrorismo

Las acusaciones de Bush debilitan la solidaridad internacional tras el 11-S, según Teherán

'Hemos sugerido a nuestros interlocutores europeos [la creación de] una célula conjunta para la lucha contra el terrorismo', ha anunciado a EL PAÍS Alí Ahaní, viceministro iraní de Asuntos Exteriores. Ahaní, que esta semana ha visitado Madrid en el marco de las reuniones periódicas con la troika europea, salía así al paso de las últimas acusaciones estadounidenses, que sitúan a Irán en un supuesto 'eje del mal' junto a Irak y Corea del Norte. Aunque el viceministro no dio detalles de su propuesta, aseguró que los europeos habían prometido estudiarla.

Más información
Irán considera que el apoyo de EE UU a Israel impide el 'deshielo'
Jamenei: '¿Cómo se atreven a pedir nuestra ayuda para atacar a un país musulmán?'
Los ayatolás sintonizan con Bush
Informe:: La coalición antiterrorista
Contexto:: Irán
Participación:: La opinión de los lectores

'Nosotros hemos estado y estamos dispuestos a colaborar con la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo, no bajo la bandera de Estados Unidos, sino en el marco de la ONU', afirma el viceministro Ahaní. 'Desde que se inició la crisis de Afganistán hemos colaborado de forma constructiva en este tema y esta colaboración ha sido reconocida por todos los países del mundo', declara este portavoz iraní, antes de subrayar que su país ha jugado 'un papel efectivo en el derrocamiento de los talibanes y también en el resultado de la reunión de Bonn'.

¿Qué ha pasado, entonces, para que Estados Unidos transforme los elogios iniciales a Irán por su cooperación silenciosa en la gravísima acusación que casi equivale a una declaración de guerra?

'Hay que preguntárselo a[l presidente George] Bush', responde aún incrédulo Ahaní. 'Desde el principio, cerramos nuestros 900 kilómetros de frontera con Afganistán para que no fuera objeto de abusos y reintrodujimos el visado para los ciudadanos de los países del golfo Pérsico. Sin lugar a dudas, Estados Unidos se benefició de estas medidas. Es lamentable que Bush haya olvidado tan pronto nuestra cooperación con la comunidad internacional', se queja, haciéndose eco del malestar que el último discurso del presidente norteamericano ha causado en el Gobierno y el pueblo de Irán.

Palabras lamentables

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

'Sus palabras han sido criticadas incluso dentro de Estados Unidos', insiste Ahaní. 'Los países europeos tampoco las han recibido bien. Esta mañana [por el martes] me he entrevistado con el ministro [español Josep] Piqué y me ha indicado que la UE toma sus propias decisiones y no actúa a las órdenes de Washington'.

El viceministro iraní ha podido percibir esa diferencia durante las conversaciones mantenidas en Madrid. 'La agenda estaba preparada desde antes y se ha llevado a cabo en un ambiente cordial; afortunadamente, las declaraciones irresponsables no han afectado de ningún modo a nuestro diálogo'.

'Las declaraciones de Bush pueden debilitar la solidaridad internacional que se había formado después de la tragedia del 11 de septiembpre para luchar contra el terrorismo', advierte Ahaní, que las atribuye a una campaña del lobby israelí. 'Es lamentable, y Bush tiene que responder por ello'.

'Nosotros suscribimos las convenciones internacionales sobre armas de destrucción masiva y mantenemos nuestro compromiso con los tratados que hemos firmado', insiste el viceministro, tratando de desarmar las acusaciones de Estados Unidos de que ha producido armas biológicas e intenta desarrollar un programa nuclear. Aunque las instalaciones nucleares iraníes son regularmente inspeccionadas por la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Estados Unidos espera que se someta a nuevos controles para detectar eventuales actividades clandestinas de forma más efectiva.

Ahaní desmiente también las acusaciones lanzadas por el secretario de Defensa norteamericano, Ronald Rumsfeld, sobre que Irán esté dando refugio a talibanes o miembros de Al Qaeda. 'Bajo ningún concepto permitiremos que se utilicen nuestras fronteras por personas acusadas de terrorismo. Nuestras fuerzas de seguridad tienen instrucciones tajantes de detener de inmediato a cualquier sospechoso de pertenecer a Al Qaeda', asegura.

Aun así, el viceministro acepta que puede haber 'algún punto ciego' y dice que si se les ofrecen pruebas están dispuestos a estudiarlas con atención. 'No tenemos relaciones diplomáticas con Estados Unidos, por lo tanto, no es posible la extradición ni hay voluntad política para entregar [a ese país] a eventuales detenidos, pero como mínimo se les enviará a sus países de origen'.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS