Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad prohíbe la cirugía estética en dos clínicas de Canarias

La Junta de Andalucía ha expedientado a 15 centros en Málaga en apenas tres meses

El Servicio Canario de Salud (SCS) ha ordenado suspender las intervenciones de cirugía estética en dos clínicas (Parque, en Tenerife, y Cajal, en Gran Canaria) por realizar esas operaciones sin autorización. Además, ha prohibido realizar intervenciones de este tipo a cuatro licenciados en medicina que actuaban en esos establecimientos. El SCS estudia sancionar a las dos clínicas. La multa podría alcanzar los 2,5 millones de pesetas (15.025 euros). En el archipiélago también se ha clausurado otra consulta donde se realizaba lipoescultura pese a que sólo estaba autorizada para el ejercicio de la medicina general. La mayoría de las denuncias fueron interpuestas por la Sociedad Canaria de Cirugía Plástica, cuyo presidente, Cristino Suárez, asegura haber denunciado la existencia de, al menos, 14 centros y consultas ilegales en el archipiélago. En los últimos dos años, el Servicio Canario de Salud ha abierto seis expedientes sancionadores, cinco de ellos por intrusismo, de los que tres están pendientes de resolución judicial y dos fueron archivados por entender el juez que no existía delito.

De los 2.800 centros sanitarios de todas las especialidades registrados en Canarias, 13 corresponden a consultas de cirugía estética, plástica y reparadora, autorizados para intervenciones locales sin anestesia. Los titulados de estos centros sólo pueden operar en los diez hospitales autorizados para este tipo de intervenciones.

Alberto Barrios, jefe del Servicio de Acreditaciones y Evaluación de Centros del SCS, señaló ayer que existe "un vacío legal claro" en la legislación estatal sobre qué médicos pueden realizar las intervenciones estéticas. Detalló que existe un conflicto entre los licenciados en medicina que han adquirido conocimientos sobre estética en cursos y masters no homologados por el ministerio y los médicos especialistas en cirugía plástica y reparadora. Mientras el SCS sólo autoriza las actividades de estos últimos, dos sentencias judiciales han considerado que la actividad de los esteticistas no puede considerarse intrusismo.

Por otra parte, en Málaga, la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía ha expedientado a 15 clínicas en apenas tres meses. De ellas, seis carecían de autorización de funcionamiento y nueve porque realizaban intervenciones de cirugía estética pese a estar acreditadas solamente para medicina general, informa Leonor García. La delegación ha instado a las seis que estaban abiertas ilegalmente al cese de actividad, mientras que a las restantes les ha abierto un expediente que puede acabar con una multa o el cierre. Las autoridades sanitarias aclararon que muchos de estos establecimientos hacen "trampa": piden permisos para una actividad médica menor y, una vez obtenido, se dedican a la cirugía estética, más rentable.

Por otro lado, la Asociación Autocontrol de la Publicidad aseguró ayer que en los dos últimos años ha recibido cuatro reclamaciones de asociaciones de consumidores contra anuncios de centros estéticos que ofrecían servicios que no estaban recogidos en las autorizaciones administrativas de que disponían para su apertura y funcionamiento. En todos los casos el jurado de este organismo recomendó que se suspendiera la difusión de la publicidad denunciada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 2002