Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASESINATO EN LÍBANO

Muere en atentado en Beirut el principal responsable de la matanza de Sabra y Chatila

El ex ministro libanés Hobeika iba a testificar en Bélgica sobre el papel de Ariel Sharon

El ex ministro libanés y ex jefe de las milicias cristianas Fuerzas Libanesas, Elie Hobeika, de 46 años, supuesto responsable directo de la matanza de cerca de mil palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en 1982, murió ayer por la mañana por la explosión de un coche bomba que estalló al paso de su vehículo cerca de su domicilio, en el barrio de Hazmie, al este de Beirut. Con su muerte desaparece uno de los testigos principales en la causa criminal que se sigue contra el primer ministro israelí Ariel Sharon en los tribunales de Bélgica, por la matanza de los refugiados palestinos.

La explosión de un coche bomba cargado con más de 50 kilogramos de dinamita destrozó el vehículo en el que viajaba Hobeika, junto a su hijo y dos guardaespaldas, que también murieron en el atentado. Los cuerpos de las cuatro víctimas salieron proyectados fuera del coche, un Range Rover. Los servicios de seguridad libaneses aseguraron que las cuatro víctimas se encontraban en el momento del atentado vestidos con trajes de submarinismo.

El estallido fue tan potente que el cuerpo de Hobeika fue lanzado a 20 metros del lugar de la explosión, mientras que el de uno de sus escoltas voló por los aires y quedó colgado en el balcón de un segundo piso de un inmueble cercano. En ese edificio, que quedó dañado por la onda explosiva, resultaron heridos seis vecinos.

Hobeika era uno de los testigos principales en la causa judicial que se sigue contra el primer ministro israelí, Ariel Sharon, en los tribunales de Bélgica, por crímenes de guerra. El ex jefe de las milicias cristianas participó junto con sus hombres en la masacre de los palestinos bajo la protección de soldados israelíes, mandados por el entonces ministro de Defensa, Ariel Sharon. Hobeika no reconoció nunca su responsabilidad.

Pero hace un año, cuando se presentó la querella en Bruselas, anunció que tenía 'importantes revelaciones' que hacer con respecto a la matanza. El pasado martes, el propio Hobeika reiteró en Beirut al senador belga Josy Dubie, presidente de la Comisión de Defensa del Senado, que tenía en su poder pruebas trascendentes de la matanza, por lo que se sentía 'amenazado', pero aún así explicó que prefería no revelarlas hasta el momento del juicio.

El atentado contra Hobeika fue reivindicado pocas horas más tarde por una organización desconocida: 'Los libaneses por un Líbano libre e independiente', según un comunicado remitido a la agencia de prensa Reuters en Nicosia. El grupo se atribuye el ataque al tiempo que asegura que la víctima era un 'traidor', que se encontraba a sueldo del general sirio Ghazi Kanaan, responsable de los servicios secretos de Damasco en Líbano. El presidente libanés, Emile Lahoud, afirmó que el objetivo del atentado contra Hobeika era 'impedirle testificar delante del tribunal de Bélgica' en la causa contra Sharon. El ministro libanés para los Refugiados, Marwan Hamade, aseguró: 'Israel no quiere testigos de cargo'. Sultán Abul Ainayne, representante en Líbano de la Autoridad Palestina, dijo también que Israel estaba 'detrás del atentado'.

Para Israel, las acusaciones libanesas y palestinas no tienen sentido: 'No tenemos nada que ver en este asunto. Estas acusaciones ni siquiera se merecen una reacción por nuestra parte', afirmó el primer ministro israelí, Ariel Sharon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2002