Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASESINATO EN LÍBANO

Hobeika prometió el martes a senadores belgas nuevas revelaciones sobre Sharon

El ex miliciano confirmó que iba a declarar en Bruselas en el juicio sobre Sabra y Chatila

El senador ecologista belga Josy Dubié fue una de las últimas personas en ver con vida a Elei Hobeika, el ex ministro libanés asesinado ayer en un atentado en Beirut. Lo había visto en un lugar secreto el pasado martes por la tarde en la capital libanesa. 'Me dijo que se sentía amenazado, pero nunca pensé que esas palabras se iban a traducir tan pronto en un desenlace fatal', declaró ayer Dubié en conversación telefónica con este diario. Como presidente de la Comisión de Justicia de la Cámara alta, viajó a Líbano con otros dos legisladores para investigar las matanzas de 1982.

Un grupo de supervivientes palestinos de los campos de refugiados de Sabra y Chatila quiere procesar en Bélgica al actual jefe del Gobierno israelí y ministro de Defensa de la época, Ariel Sharon, amparándose en una ley belga de 1993 por la cual se otorga a los tribunales de este país competencia universal en casos de genocidio y crímenes contra la humanidad.

Dubié vivió ayer tarde momentos de gran tensión al enterarse de la noticia. 'Es difícil decir con certeza quién o quiénes están detrás del crimen, pero a juzgar por sus palabras muchos podían estar interesados en eliminarlo', sentencia al ser preguntado si los servicios secretos israelíes han podido participar en la operación. Hobeika había colaborado en su momento con el Mossad. 'Quiso que nos marcháramos de Beirut con la idea de que él nada tuvo que ver en las matanzas y que se presentaría en Bruselas si el proceso sobre el sangriento suceso llegara a celebrarse', explica el legislador.

Afirma Dubié que el fallecido les aseguró que tenía pruebas contundentes sobre los responsables de las matanzas, en las que fueron asesinados cientos de palestinos. 'Pero se negó a anticipárnoslas. Nos aseguró que lo haría en el momento del juicio', explica. Al parecer, y ante las insistencias de los tres legisladores belgas, el antiguo líder de las milicias de las Fuerzas Libanesas (FL), los grupos cristianos que combatieron en la guerra civil, les explicó que la masacre fue perpetrada por combatientes de las FL llevados hasta el lugar por las fuerzas israelíes.

El senador forma parte del llamado Comité Sabra y Chatila, destinado a investigar sobre los hechos y surgido a raíz de la demanda que una veintena de palestinos supervivientes han interpuesto ante el Tribunal de Apelación de Bruselas contra el primer ministro Sharon. 'Apoyo plenamente esta demanda, que no va dirigida sólo contra él', subraya el político ecologista. Precisamente el tribunal había acordado el miércoles aplazar hasta el próximo 6 de marzo su decisión sobre si acepta o no a trámite la petición.

El ministro español de Exteriores, Josep Piqué, condenó ayer el atentado 'en nombre de España y de la UE' y dijo que espera que se trate 'de un hecho aislado y no del inicio de una nueva escalada', informa Peru Egurbide. Un retorno de la violencia al Líbano, añadió, 'llevaría a una dinámica que todavía empeoraría más la situación en Oriente Próximo' y complicaría la lucha contra el terrorismo, dada la fuerte implantación en ese país de organizaciones como Hezbolá.

Piqué confirmó, además, que el próximo lunes abrirá en Bruselas un debate entre los Quince sobre cómo avanzar en la concertación internacional para lograr una paz global en Oriente Próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2002