Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El ex ministro libanés asesinado ayer grabó su versión de la masacre de Sabra y Chatila

Estas declaraciones pueden incriminar a Ariel Sharon, que tiene abierto ante la Justicia belga un proceso sobre las masacres

El ex jefe de guerra cristiano y ex ministro libanés Elie Hobeika, asesinado ayer en un atentado con coche bomba, habría grabado la información que pensaba revelar sobre las masacres de civiles palestinos en Sabra y Chatila en el juicio que se va a celebrar en Bruselas contra el primer ministro israelí, Ariel Sharon, según afirma hoy el diario libanés The Daily Star.

"Hace dos meses, Elie Hobeika nos afirmó que había grabado su versión de lo ocurrió en las masacres de Sabra y Chatila y que había entregado copias de la cinta a sus abogados", afirma el diario.

"También indicó que había pruebas que implicaban a Ariel Sharon más de lo que se ha admitido", añade el rotativo.

Una comisión de investigación israelí señalÓ en 1983 la "responsabilidad personal indirecta" de Ariel Sharon en estas masacres en las que murieron entre 800 y 2.000 personas en septiembre de 1982, cuando el Ejército israelí penetró en Beirut y se situó en las inmediaciones de los campamentos de refugiados de Sabra y Chatila.

La comisión israelí había indicado que el jefe de los servios secretos de la milicia cristiana de la Fuerzas Libanesas, Elie Hobeika, había comandado las operaciones de la masacre.

Caso "más opaco"

Por su parte, el diario libanés An Nahar se pregunta "qué ha ocurrido con los secretos de Elie Hobeika" y si este había hecho "revelaciones" a la delegación de senadores belgas con la que se reunió en secreto en Beirut el lunes pasado.

Ariel Sharon tiene abierto ante la Justicia belga un proceso por 23 supervivientes de las citadas masacres. "Fuentes cercanas al caso consideran que Hobeika preparó un informe y se lo entregó a sus abogados, en previsión de su testimonio en el proceso contra Sharon, si éste tenía lugar", indica el periódico. "Su muerte no hace desaparecer forzosamente las piezas que podría haber aportado al caso, pero lo hace más opaco con el asesinato de un testigo clave", añade.