Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regulariza 89.000 inmigrantes en Barcelona, el doble que el año anterior

Todavía quedan más de 15.000 'sin papeles'

La subdelegación del Gobierno en Barcelona concedió el año pasado un total de 89.243 permisos de residencia a extranjeros, una cifra que duplica la del año 2000 y bate todas las marcas sobre regularización en Cataluña. La mayor parte de los permisos fueron para inmigrantes llegados a España con una oferta de trabajo y regularizados por vía ordinaria. Los que pidieron la residencia por motivos de arraigo lo tuvieron más difícil y sólo el 36% lo consiguieron. En el área de Barcelona quedan ahora entre 15.000 y 30.000 sin papeles.

La mayor parte de los inmigrantes que intentaron regularizar su situación argumentando motivos de arraigo lo hicieron a partir de los denominados acuerdos de Barcelona, alcanzados tras los encierros del pasado mes de febrero en varias iglesias de la capital catalana. De las 44.891 personas que pidieron acogerse al pacto y solicitaron un permiso por motivos de arraigo social, sólo el 36% (15.569 personas) han conseguido su objetivo. Otros 27.482 inmigrantes (el 64%) recibieron un no por parte de la Delegación del Gobierno, por lo que han abandonado España o han pasado a engrosar la lista de inmigrantes sin papeles. En cifras globales, casi el 30% de las solicitudes de regularización fueron rechazadas, sobre todo porque los demandantes no acreditaron tener una oferta de trabajo.

Precisamente ayer, el presidente de la Diputación de Barcelona, Manuel Royes, denunció que en el área metropolitana hay una población fluctuante de 'entre 15.000 y 30.000 personas no regularizadas', lo que supone un grave problema para los servicios sociales de los ayuntamientos. Royes reclamó un 'gran pacto institucional' para hacer frente al fenómeno de la inmigración y denunció 'la exclusión' de los municipios del pacto que alcanzaron la Generalitat y el Gobierno central para que sea esta última Administración la que atienda a los inmigrantes necesitados. 'Como siempre en los últimos 20 años, no se nos ha consultado nada', afirmó Royes.

Los paquistaníes, primeros

La mayor parte de las solicitudes de regularización (27%) fueron presentadas por ciudadanos paquistaníes, algo que contrasta con lo que ocurre en la provincia de Madrid, donde este colectivo representa menos del 1% del total de demandantes. Los marroquíes, con el 19% de las solicitudes, y los indios, con el 10%, ocupan el segundo y el tercer lugar de la lista de regularizaciones. Los paquistaníes también fueron el colectivo que tuvo mayor número de solicitudes rechazadas. Fuentes de la Delegación del Gobierno explicaron que esto se debió a que algunos de estos extranjeros presentaron documentación falsa o no pudieron acreditar estar viviendo realmente en España.

Muchas de estas denegaciones han acabado en expulsión. La reforma de la Ley de Extranjería, que esta semana cumple un año, facilita las expulsiones, y ello ha permitido que casi se haya multiplicado por cinco el número de inmigrantes que acaban regresando. Si los expulsados en 2000 fueron 77, el año pasado ascendieron a 352.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002