Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subasta de las vacas de Bilbao logra unos 180.000 euros para beneficencia

Las vacas que pastaron en las calles bilbaínas el verano pasado conocieron ayer los establos a los que serán destinadas. En el Teatro Arriaga de Bilbao se subastaron a un precio de salida de 1.502,5 euros, 39 de las 173 reses pintadas por distintos artistas o colectivos. Otras 24 ya se habían vendido en días previos a través de Internet. El dinero recaudado en la original subasta, que rondará entre las dos vías de venta los 180.300 euros (unos 30 millones de pesetas), se destinará a tres entidades benéficas de la ciudad: la Casa de Misericordia, las Hermanitas de los Pobres y la residencia Conde Aresti. La subasta fue organizada por Bilbao 700.

El presidente de esta entidad y alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, acudió a la puja y agradeció el éxito de la exposición a todos los colaboradores y a los ciudadanos con una salvedad: 'A los que no tengo nada que agradecer es a los gamberros que estropearon algunas vacas y tiraron otras a la Ría'. Azkuna recordó que la exhibición sirvió para mantener una discusión pacífica sobre si las piezas eran o no arte: 'Ójala pudieramos discutir así siempre'.

Los precios de las vacas oscilaron entre los 1.502,53 euros del precio de salida y los 2.163,63. La mayor parte se vendieron en la subasta pública, pero algunas, por las que nadie quiso pujar, pasaron a un sistema de venta en sobre cerrado y sin precio de salida. Ninguna podía quedarse sin nuevo propietario. Las que se subastaron por Internet se saldaron a precios superiores a las que lo hicieron ayer en el Arriaga. Según la organización, en todos los casos superaron su precio de salida en más del doble.

Las vacas integraron una exposición que decoró diversas calles de Bilbao todo el verano y hasta el 15 de octubre pasado. Las piezas que ayer se subastaron fueron restauradas, ya que algunas sufrieron desperfectos durante ese periodo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 2002