El temporal en las playas de Málaga pone de manifiesto la necesidad de un plan de regeneración

Empresarios y partidos exigen soluciones definitivas para el principal atractivo turístico

El temporal que azotó la provincia de Málaga hace una semana ha causado destrozos a lo largo de 50 kilómetros de playa y ha dejado en evidencia la necesidad de soluciones definitivas para proteger el litoral y garantizar la actividad turística. La primera evaluación hecha por los municipios afectados cifra los daños en 15 millones de euros. La respuesta del sector turístico no se ha hecho esperar. El Patronato de Turismo, la Junta, los empresarios y la oposición han alzado sus voces para reclamar al Gobierno medidas urgentes para la regeneración de las playas y el prometido plan integral del litoral.

La Subdelegación del Gobierno asegura que se harán las actuaciones necesarias y que para Semana Santa 'la mayor parte de las playas estará en condiciones'.El temporal más fuerte de los últimos 12 años se llevó la arena de las playas, rompió mobiliario y hasta puso en peligro algunas viviendas próximas al mar. Los municipios más castigados han sido Torrox, Algarrobo y Vélez-Málaga, en la costa oriental; aunque las olas de hasta seis metros también han causado estragos en Benalmádena y Fuengirola, y en la capital. Aunque los alcaldes ya han cifrado las pérdidas en torno a los 15 millones de euros (2.500 millones de pesetas), la Dirección General de Costas no dará a conocer su estimación hasta dentro de una semana.

Nada más comprobarse que el mar se había tragado miles de metros de playa, la comisión permanente del Patronato de Turismo acordó el miércoles día 9 por unanimidad solicitar a la Subdelegación del Gobierno medidas tanto urgentes como definitivas para asegurar la principal materia prima de la economía malagueña. Su gerente, Ana Gómez, justificó la reivindicación: 'Con las aguas sucias porque la finalización del saneamiento se ha pospuesto hasta 2007 y si la arena no existe, perdemos competitividad. Del buen estado de las playas depende la supervivencia de la economía de la provincia'.

Para cargarse de razón, Gómez recordó que el turismo genera 1,25 billones de pesetas al año y da empleo a 120.000 trabajadores. Entre el sector, además es recurrente el argumento de que la inversión pública es ínfima en relación a los ingresos que genera la actividad turística. De hecho, este año los Presupuestos Generales del Estado sólo dedican a las playas malagueñas cuatro millones de pesetas (24.000€). Según el PSOE, en los próximos años sería necesaria una inversión de 10.000 millones de pesetas (60 millones de euros) para que el litoral malagueño esté en óptimas condiciones.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Playas, Norberto Castillo, insiste en la necesidad de que se acometan soluciones definitivas: 'Sin playas tendremos que olvidarnos del turismo en la Costa del Sol. Hace falta una planificación general porque las medidas de emergencia, se las lleva el próximo temporal. Ir con los camiones echando arena detrás de las olas es malgastar el dinero público. Hay que buscar soluciones definitivas, lo llevamos diciendo más de 15 años'.

El Gobierno central intenta calmar al sector y despejar sus dudas. 'El lógico que quienes tengan su negocio centrado en las playas estén preocupados y reclamen soluciones. Pero que tengan confianza porque se van a adoptar las medidas de emergencia para que la mayor parte de las playas estén en buenas condiciones para Semana Santa, al margen de otras actuaciones que se acometerán de más calado', afirma el subdelegado del Gobierno en Málaga, Carlos Rubio. Un portavoz del Ministerio de Medio Ambiente dijo a EL PAIS que el prometio plan integral de playas -cuya puesta en marcha exige el sector turístico- 'se ha rehecho para mejorarlo', pero no concretó plazos para su ejecución.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aportes fluviales

Según explica Rubio, el problema de la provincia es que hasta hace unos años los ríos aportaban arena a las playas. Con la urbanización de algunos cauces, su encauzamiento y la construcción de embalses, ha mermado este aporte y es necesaria una aportación artificial de arena. Por eso, niega que la regeneración puntual de algunas playas sea malgastar recursos públicos, como sostiene Castillo: 'No es tirar dinero, es invertir en mantenimiento'.

IU y PSOE también han arremetido contra el Gobierno y exigen inversiones urgentes. Los socialistas incluso acusan al PP de 'dañar' la imagen de la Costa del Sol al no completar el saneamiento e invertir 'cifras ridículas' en el mantenimiento de las playas. Como ejemplo, sus dirigentes recuerdan un estudio según el cual siete de cada diez turistas que visitan la provincia se quejan del estado de las playas, 'y eso antes de que se produjera el temporal, que ha agravado la situación'.

Un informe del Servicio de Protección Civil de Vélez-Málaga refleja la magnitud de la situación: 'La profundidad de la arena perdida en los 22 kilómetros de playa oscilan desde los 40 a los 65 centímetros. Hay que tener en cuenta además que en algunas zonas y a lo largo de 12 años, se ha podido comprobar que su altura descendió hasta 120 centímetros'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS