Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de refugiados intentan llegar al Reino Unido por el túnel de la Mancha

La compañía ferroviaria exige el cierre del centro de acogida de Calais

El día de Navidad, dos oleadas de refugiados, con un total aproximado al medio millar de personas, intentaron cruzar a pie por el túnel de la Mancha desde Francia a Inglaterra. Ninguno alcanzó su objetivo tras la intervención de la policía francesa, que llegó incluso a disparar botes de humo para contener la avalancha de inmigrantes. Eurotunnel suspendió por unas horas el servicio de ferrocarril y exigió el cierre del centro de acogida de Calais.

Dos grupos de refugiados quisieron aprovechar la escasa circulación de trenes durante el día de Navidad para adentrarse en el túnel de la Mancha y caminar hasta Folkestone, en Inglaterra. En la primera oleada, hacia las ocho de la tarde del martes, más de un centenar de personas rompieron las barreras de seguridad y caminaron parte del recorrido de 50 kilómetros que separa Francia del Reino Unido. La compañía responsable del servicio de ferrocarril, Eurotunnel, aseguró ayer que su sistema de seguridad no pudo contener la avalancha. 'Los vimos avanzar en nuestros monitores, pero fue imposible detenerlos', declaró un portavoz.

Horas más tarde, otros 400 inmigrantes repitieron la acción que, esta vez, contuvieron agentes antidisturbios franceses con la ayuda de botes de humo. Hubo en total 123 detenidos y, de acuerdo con la policía británica, cuyos agentes formaron una barrera en la sección fronteriza del túnel, ninguna persona consiguió alcanzar su objetivo. La mayoría del medio millar de refugiados fueron conducidos al centro de acogida de Sangatte, próximo a Calais y situado a apenas dos kilómetros de la entrada francesa del túnel, donde presuntamente iniciaron la peligrosa travesía.

Centro logístico

Eurotunnel exige el cierre de Sangatte. Considera que su localización lo convierte en centro logístico donde los refugiados preparan noche tras noche un nuevo plan para acceder a Inglaterra. Pero sus esfuerzos, por las vías diplomática, política y judicial, no han dado de momento resultados. Más de un millar han sido detenidos en el recinto de la terminal del eurotren o dentro del túnel, desde el pasado agosto.

El vicedirector general, Alain Bertrand, expresó ayer su frustración y la 'impotencia' de Eurotunnel para hacer frente a las continuas incursiones. 'Pedimos a las autoridades que acepten su responsabilidad y tomen control de la situación imponiendo un toque de queda y cerrando Sangatte', dijo ayer. 'Los Gobiernos francés y británico', continuó, 'han adoptado una actitud pasiva ante este problema, hablando mucho pero haciendo nada, y están dejando que la situación empeore'.

El centro acoge actualmente a unos 1.600 refugiados. Bertrand interpreta la última intentona como un grito de desesperación de una gente cuya frustración, dijo ayer, 'crece y crece'. 'Sabían muy bien que nunca llegarían a Inglaterra', señaló a los medios británicos. Eurotunnel lleva invertidos unos cinco millones de libras (1.300 millones de pesetas) en reforzar la seguridad de sus instalaciones en Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de diciembre de 2001