Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La NASA aprueba una misión para detectar planetas habitables

Un gran telescopio espacial buscará signos de vida en 100.000 estrellas

¿Estamos solos en el universo? La posibilidad de que exista vida en otros planetas ha intrigado siempre a la humanidad, y ahora la NASA espera responder a esa pregunta con el lanzamiento de una ambiciosa misión espacial en busca de otros planetas habitables. La misión Kepler, anunciada este fin de semana, observará constantemente 100.000 estrellas de la Vía Láctea para determinar si orbitan a su alrededor planetas de un tamaño similar al de la Tierra.

La agencia espacial de Estados Unidos se propone también con este proyecto crear un 'censo de planetas'. Sólo los que orbiten por zonas que no sean demasiado calientes ni demasiado frías pueden tener agua en estado líquido, que según los científicos es el ingrediente indispensable para que exista vida tal y como la conocemos en la Tierra. William Borucki, el principal investigador de la NASA a cargo de la misión, calcula que podrán detectar unos 640 planetas para el año 2009, tres años después de que se lance la nave Kepler. De ser así, el hallazgo cambiaría la visión que hasta ahora se ha tenido del Universo.

También la Agencia Europea del Espacio (ESA) planea una misión con objetivos similares llamada Darwin. La búsqueda de la NASA se realizará midiendo los 'tránsitos'. Un tránsito se produce cuando un planeta cruza frente a su estrella y opaca una porción de la misma. El tamaño, duración y periodicidad de estos pequeños obscurecimientos son los que indican si existe o no un planeta y ayudan a determinar su tamaño y su órbita. Borucki explica que la dificultad de la misión estriba en captar los tránsitos. Para constatar la existencia de un planeta es necesario registrar al menos tres. 'Si detectamos uno no sirve para nada, dos tampoco, pero si observamos tres ya es un indicio sólido', señala Borucki.

Kepler realizará su misión orbitando el Sol durante cuatro años a partir del 2006. Desde ese posicionamiento y a través de los cuatro módulos propulsores apuntará hacia 100.000 estrellas localizadas en una zona del espacio equivalente al tamaño de dos veces la Osa Mayor. El satélite lleva incorporado un telescopio de un metro de diámetro con el que medirá las variaciones de luz causadas por los tránsitos.

La innovadora tecnología de Kepler permite medir los cambios de luz de cientos de miles de estrellas al mismo tiempo. Está compuesto de unos 'chips' de silicona sensibles a la luz, similares a los de las cámaras de televisión o las cámaras fotográficas digitales.

Hasta ahora se han descubierto unos 80 planetas fuera del Sistema Solar. Pero en estos planetas gigantes gaseosos parecidos a Jupiter de unas 300 veces el tamaño de la Tierra no hay vida ni agua ni una superficie sólida. Los hallazgos se han hecho desde telescopios en la Tierra.

La NASA considera esta misión -que es parte del Programa Espacial Discovery- el primer paso para futuras aventuras espaciales. Según el plan dado a conocer, la agencia se ha trazado el plazo de diez años para fotografiar estos planetas, asumiendo que existan.

La NASA también ha anunciado la misión Dawn que orbitará durante nueve años los dos asteroides más grandes conocidos, Vesta y Ceres. Los asteroides, considerados 'planetas pequeños', son muy diferentes entre sí, pero los científicos espaciales creen que contienen pistas decisivas para explicar la formación del sistema solar. Están en el cinturón de asteroides entre Jupiter y Marte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001