La facturación de los libros en catalán bajó el 3,8% en el año 2000

José María Puig de la Bellacasa, nuevo presidente de los editores de Cataluña

La venta de libros en catalán en el año 2000 bajó en 1.353 millones de pesetas, el 3,8% menos que el año anterior. Por el contrario, la facturación total de las editoriales catalanas subió el 2% y se situó en 241.419 millones de pesetas, 4.720 millones más que en 1999. Son datos del Informe de comercio interior del libro, presentado ayer por el Gremio de Editores de Cataluña y la Asociación de Editores en Lengua Catalana. La venta de libros en catalán supuso el 14,2% del total de libros vendidos en Cataluña en 2000, el 0,8% menos que en 1999.

Más información

La venta de libros en catalán se ha estancado en términos porcentuales, pero ha descendido en términos constantes en los últimos años: si en 1999 se facturaron 35.563 millones de pesetas, en 2000 se vendieron libros en catalán por valor de 34.210 millones. 'El mercado en catalán es muy reducido y en estos momentos está saturado. Hemos tocado techo', afirmó ayer Jordi Úbeda, presidente saliente del Gremio de Editores de Cataluña. Como posibles causas de este descenso de la facturación, Úbeda señaló que en muchas ocasiones el libro en catalán 'no está bien representado en los puntos de venta, sobre todo en Barcelona'. Segimon Borràs, secretario general del gremio, añadió que este descenso es un síntoma más 'de la relajación en el uso social de la lengua' y de la dificultad que supone para las empresas que editan en catalán 'competir con las campañas de mercadotecnia de los grandes grupos editoriales'. De los libros vendidos en catalán en el año 2000, el 55,3% de la facturación corresponde a los capítulos de libro infantil y juvenil (16,5%) y al texto no universitario (38,8%).

Porcentaje a la baja

El texto que se presentó ayer -desglose para Cataluña del informe Comercio interior del libro en España 2000, publicado por la Federación de Gremios de Editores de España y presentado hace dos meses en Madrid- ha sido elaborado por la empresa Precisa e incluye los datos de 137 de las 250 editoriales agremiadas en Cataluña.

El estudio subraya que aunque las editoriales catalanas siguen ocupando el primer lugar de la cuota de mercado en España con el 57,4%, este porcentaje no ha dejado de descender en los últimos años: en 1996 era del 62%. Por el contrario, la presencia en el mercado español de las editoriales radicadas en Madrid ha ido aumentando: desde el 36,5% en 1996 hasta el 38,2% en 2000. Jordi Úbeda justificó estos datos por el empuje de las empresas establecidas en Madrid, Andalucía y Valencia.

En el estudio se pone de manifiesto la continuidad de las tendencias esbozadas en años anteriores. Es decir, continúa el descenso de las tiradas medias de libros en beneficio del aumento de títulos editados cada año. Igualmente, se registra por segundo año consecutivo un descenso en las ventas a crédito de las editoriales catalanas. Así, en 2000 se editaron 25.467 títulos -7.795 de ellos en catalán-, lo cual supone un aumento, en los dos casos, del 7,4% respecto al año anterior. En cambio, se imprimieron 117,6 millones de ejemplares, el 4,6% menos que en 1999. De los ejemplares publicados, 22,3 millones lo fueron en catalán, el 12,6% menos que el año anterior. Las tiradas medias fueron de 4.618 ejemplares en castellano (578 menos que en 1999) y de 2.770 en catalán (652 menos).

En cuanto a la venta a crédito, tradicionalmente el canal de comercialización más importante cuando se suman las ventas en catalán y en castellano, descendió el 0,5% y se situó en el 24,5% de la facturación total. Ese mismo porcentaje se registró en la venta en librerías, que creció el 2,4% respecto a 1999. Por el contrario, las ventas en catalán se produjeron preferentemente en librerías, con el 48,6% de la cuota de mercado, el 7,9% más que el año anterior.

La de ayer fue la última comparecencia pública de Jordi Úbeda como presidente de los editores catalanes. Tras ocho años en el cargo, Úbeda se despidió anunciando el nombre del que será su sucesor a partir del 1 de enero, José María Puig de la Bellacasa (Barcelona, 1943), director gerente de Multimedia Ediciones (IBM y Planeta de Agostini). Puig de la Bellacasa resultó elegido la semana pasada en unas elecciones en las que la suya fue la única candidatura presentada. El futuro presidente del Gremio de Editores explicó que enfocará su trabajo desde la continuidad. De hecho, él mismo lleva siete años en la junta directiva del mismo y el 70% de los miembros de la nueva junta formó parte de la dirección anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50