Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIOS EN EL SEGUNDO BANCO ESPAÑOL

Francisco González asume la presidencia del BBVA tras la marcha de Ybarra

El consejo designa a González como presidente único y a Goirigolzarri como consejero delegado

El Consejo de Administración del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) aprobó ayer la renuncia de Emilio Ybarra y Pedro Luis Uriarte como presidente y vicepresidente de la entidad, así como el nombramiento de José Ignacio Goirigolzarri como nuevo consejero delegado. Francisco González, desde ahora único presidente, y éste presentarán el jueves el nuevo organigrama y diseñarán los nuevo planes de la entidad para los próximos años. Se enfrentan al reto de afrontar un año de crisis con muchas incertidumbres. Su orientación se centrará en optimizar recursos para después continuar la expansión en Latinoamérica y competir en Europa.

Se cumplió todo lo anunciado. Francisco González es, desde ayer, el único presidente del BBVA, adelantándose tres meses a los planes previstos en la fusión, por decisión del consejo de administración. Este órgano aceptó la renuncia de sus cargos del copresidente Emilio Ybarra y del vicepresidente y consejero delegado, Pedro Luis Uriarte. El consejo nombró a José Ignacio Goirigolzarri como consejero delegado del grupo a propuesta del presidente, Francisco González.

Ybarra, que no seguirá como consejero como estaba estipulado en los pactos de fusión, explicó la decisión en declaraciones posteriores al consejo: "Si hubiéramos dejado el cargo en marzo, se habría producido una quiebra" en la gestión. "Por tanto", continuó, "hemos entendido que este adelanto permite que el nuevo equipo pueda desarrollar sus objetivos en un ejercicio completo". Ybarra entiende que es mejor que el nuevo equipo tome el mando desde el comienzo del ejercicio. Reconoció, no obstante, que la marcha de Uriarte "si supone un gran cambio" para la entidad.

Según el ex presidente, "ya no tiene razón de ser la existencia" de dos presidentes en la entidad. "La copresidencia en sí misma no es buena, pero tenía sus razones de ser en función de que entrábamos en una etapa de fusión, de consolidación y de aglutinación de dos unidades muy importantes", afirmó Ybarra, que seguirá como copresidente de la Fundación BBVA y vicepresidente de Repsol.

Con respecto a las consecuencias que tendrá para la entidad la salida del presidente y del consejero delegado, Ybarra dijo que "sería pretencioso decir que mi salida produce un gran cambio", aunque desde el punto de vista de Uriarte ha reconocido que "sí supone un gran cambio". Uriarte representará al BBVA en Telefónica.

Echenique también se va

Ybarra se mostró convencido de que el equipo que dirigirá González y Goirigolzarri "tiene plenas garantías de hacer magníficamente las cosas y dar continuidad a todo lo que de bueno tenía nuestra organización".

Junto con Uriarte se marchará otro gran ejecutivo de la entidad muy ligado a él, Javier Echenique (ver EL PAÍS del 15 de diciembre). Este ejecutivo es director general responsable de los negocios mayoristas y pertenecía al selecto comité de grupo de cinco miembros que dirige el banco. Ayer anunció a sus colaboradores su decisión, si bien era esperada ya que quedaba en una situación delicada con el ascenso de Goirigolzarri. Echenique era el candidato ideal para acceder al puesto de consejero delegado en opinión de Uriarte, aunque no contó con el apoyo de González. Su marcha supondrá la promoción de un ejecutivo que se haga cargo de su área.

El consejo celebrado ayer duró poco más de dos horas. Prácticamente fue monográfico dedicado a los comentarios y explicaciones de los salientes. El consejo mostró su agradecimiento a ambos por el trabajo y la dedicación en los años de su mandato. La entidad afirmó, en un comunicado, que Ybarra y Uriarte han dirigido el proceso de fusión de BBVA de forma consensuada y con unos resultados que se demuestran en la "rapidez y la calidad de la integración".

En la misma cita se acordó convocar nuevo consejo para mañana, en el que González y Goirigolzarri presentarán el nuevo equipo directivo y las líneas maestras de su estrategia. El organigrama será más piramidal, desapareciendo el comité de grupo (los presidentes, el vicepresidente y tres directores generales). Goirigolzarri, que asumirá funciones de primer ejecutivo, ultima la lista de cargos.

El nuevo presidente único del BBVA alabó la "generosidad" que ha demostrado Ybarra quien, "pensando en el banco, los trabajadores y los clientes", ha decidido adelantar su salida.

González indicó que otra de las tareas más inminentes será fijar los objetivos para el próximo año, y "hacer que este banco sea mejor, una tarea difícil porque el listón está muy alto". Para Goirigolzarri la presentación de la estrategia ante el consejo sólo será su primera prueba. El 15 y 16 de enero tendrá otra reválida en Sevilla, cuando explique sus planes anual ante 1.000 ejecutivos.

Áunque todavía no está definido el plan concreto, lo que ha trascendido es que los objetivos sólo serán a un año vista. La incertidumbre económica obliga a la entidad a plantearse el ejercicio futuro con una estrategia centrada en asentar las posiciones del banco, tanto en España como en América Latina, según comentan fuentes del banco.

El 2002 no parece el año más propenso para abordar la expansión, sobre todo en Europa, donde la situación política dificulta cualquier fusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de diciembre de 2001