Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno gana los comicios parlamentarios en Chile pero pierde la mayoría absoluta

La derecha acorta distancias y el partido más pinochetista es el más votado del país

La coalición gobernante en Chile, la Concertación de Partidos por la Democracia, integrada por democristianos y socialistas, obtuvo ayer un triunfo sobre la oposición de derecha al lograr el 48,2% contra 44,4% de los votos, escrutada cerca de la mitad de la votación para renovar la totalidad de los diputados (120).

En los comicios para la Cámara alta, donde se renovó la mitad de los senadores, el oficialismo y la derecha lograron el mismo número de escaños, a pesar de una ventaja de siete puntos del primer bloque. La elección de diputados (de alcance nacional, a diferencia de la elección de senadores, que sólo abarcó la mitad del país) implica que el Gobierno del presidente Ricardo Lagos mantiene su primacía sobre el otro gran bloque político pero pierde la mayoría absoluta que había conseguido en las parlamentarias anteriores.

Dirigentes de la coalición gobernante valoraron el triunfo por cuatro puntos sobre la derecha como un resultado positivo, considerando el desgaste político de los 12 años de administración del país y el menor crecimiento económico y mayor desempleo de este año. Destacaron también que, si se compara el resultado con la primera vuelta de las presidenciales de diciembre de 1999, cuando Lagos se impuso sobre el candidato opositor Joaquín Lavín por menos de un punto, la coalición gobernante mantuvo su resultado mientras la derecha retrocedió.

Equilibrio oficialista

En el oficialismo gobernante se mantienen los equilibrios entre los partidos y el castigo electoral recayó en mayor medida en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), que logró 19% de los votos y no logró reelegir a dos de los cuatro senadores en juego. A su vez, el Partido Socialista (PS) crece levemente y retrocede el Partido por la Democracia (PPD); ambos, que forman el llamado bloque progresista, logran en conjunto el 23% en el primer escrutinio, con lo que pasan a detentar la mayoría dentro de esta coalición.

En la derecha, en cambio, creció la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido más pinochetista, al que pertenece Lavín, y se erigió como el mayor partido del país al conseguir un 26% ciento de los votos.

De mantenerse estas tendencias, la coalición gobernante tendrá mayoría en la Cámara de diputados, pero con menos escaños que en la anterior legislatura, mientras en el Senado retrocede hasta un empate con la oposición. El resultado implica también que la Concertación nuevamente carecerá de la mayoría que requieren en el Congreso el quórum necesario para imponer las reformas a la Constitución, pendientes desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990, por lo que deberá intentar negociar acuerdos con la derecha. Su expectativa es que los siguientes años, sin elecciones de por medio, faciliten un clima propicio.

Durante una tranquila jornada de votación, Lagos pidió en la mañana la elección de "un Parlamento para colaborar con el presidente y no para oponerse". Anticipando una victoria más estrecha de la coalición gobernante, recordó que en democracia "el que tiene un voto más es mayoría y el resto es minoría y oposición". En el mismo sentido, el ex presidente Patricio Aylwin, presidente del PDC, sostuvo que un triunfo de la derecha implicaría tener un Parlamento marcado por la confrontación, interesado en el fracaso del Gobierno de Lagos para aumentar su posibilidad de llegar al palacio presidencial de la Moneda en la siguiente legislatura.

La oposición buscó en estos comicios fortalecer la plataforma de apoyo de su casi seguro próximo candidato para las elecciones presidenciales de 2005, el alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, a quien Lagos venció por menos de un punto en la primera vuelta de 1999. La campaña de la dereccha pidió la elección de un "Parlamento para Lavín" y apuntó sus baterías hacia la situación económica y el aumento de la delincuencia. Aunque las cuentas están ordenadas y Chile es uno de los países que más crecerá este año en América Latina (entre 3,5% y 4%), la economía sufrió un retroceso este año y el desempleo, de 9,7%, se resiste a disminuir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001