Rato resta importancia a las cláusulas de revisión salarial

'En un entorno de estabilidad de precios, las cláusulas de revisión salarial van a ir perdiendo importancia'. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, lanzó ayer esta idea en el Congreso, tras reiterar ante la Comisión de Economía la necesidad de mantener la moderación salarial. La reducción de tipos de interés y la rebaja del IRPF anunciada para 2003 permitirán que la situación económica de las familias no se deteriore, según Rato. El vicepresidente alabó la postura 'constructiva y responsable' de las fuerzas sociales al respecto.

Rato no planteó un objetivo de subida salarial para 2002, aunque dijo que la reducción de costes para las empresas 'es clave' para garantizar la inversión y el empleo, y que la economía española se enganche a la recuperación internacional. España será el único país de la UE que, junto a Grecia, conseguirá en 2002 crear puestos de trabajo, aseguró.

Más información

El vicepresidente insistió en que la estabilidad presupuestaria ha de mantenerse pese a la crisis y que el único efecto de un menor crecimiento económico y una más baja creación de empleo es que funcionarán los llamados 'estabilizadores automáticos' (mayores gastos sociales que aparecen en épocas de crisis y desaparecen en etapas de bonanza).

El portavoz socialista Jordi Sevilla planteó a Rato que, si esto es así, será inevitable la aparición de unas décimas de déficit público, más subidas de impuestos o recorte de gastos. El vicepresidente le contestó que el Presupuesto tiene holgura derivada de la caída de tipos de interés (220.000 millones de pesetas de menor coste de la deuda pública en 2001, y 100.000 millones en 2002) y de la menor tasa de inflación (menor gasto por la desviación en pensiones).

Sevilla criticó que, 'pese a que las familias españolas van a ser más pobres el año que viene, van a tener que pagar más impuestos' por una decisión 'discrecional' del Gobierno, cuya estrategia frente a la crisis es equivocada'. Rato justificó las subidas por el nuevo sistema de financiación autonómica y aseguró que 'no estamos ante una subida de impuestos considerable y ni mucho menos irracional'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de diciembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50