Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat acusa a los ganaderos de no tomar medidas para prevenir la peste porcina

Grau descarta ayudas por el cierre de las granjas

El consejero de Agricultura, Josep Grau, cargó ayer contra algunas explotaciones y transportistas de ganado porcino, a los que acusó de no tomar medidas para evitar la epidemia de peste desatada la semana pasada. 'No se puede dejar que un camión entre en una explotación sin el certificado de desinfección, no puede haber un transporte de pienso sin desinfectar las ruedas, no puede ir un equipo de vacunación de una explotación a otra sin desinfectarse, y muchas veces esto no se acaba haciendo del todo', afirmó.

En declaraciones a la emisora Catalunya Ràdio, Grau hizo un llamamiento al sector para que se autocontrole. 'Ya no sabemos cómo recordar a la gente que las medidas de bioseguridad empiezan por las propias explotaciones ganaderas, por los transportistas y por todo el mundo'.

Grau añadió que la Generalitat seguirá con las medidas de control 'de acuerdo con el reglamento comunitario. A pesar de que hemos creado un comité y una comisión operativa de servicios técnicos, hemos de cumplir estrictamente lo que dice la normativa comunitaria y, por tanto, inmovilizar todo el ganado en el radio de un kilómetro, de 3 kilómetros y de 10. Por suerte, el de foco de Calldetenes está dentro de la zona del primer radio de un kilómetro y no serán necesarios nuevos sacrificios de momento'.

El consejero señaló que la Generalitat ha cumplido su cometido al deliminar áreas de protección y control en torno a las tres granjas donde han aparecido brotes: la Caseta d'en Grau y La Parruca, en Calldetenes; y El Raurell, en Folgueroles. Hasta la fecha se han sacrificado alrededor de 10.000 animales en Osona por estos focos.

Grau descartó indemnizaciones a los ganaderos por el tiempo en que estarán cerradas sus granjas. El sector porcino funciona como 'una actividad privada, y la normativa comunitaria indica que se indemnice, con los baremos que hay, a quienes se les sacrifique la explotación, y aquí se ha acabado la indemnización, porque es una actividad privada como cualquier otra; por tanto, no hay el lucro cesante [lo que la granja deja de ganar por la epidemia]'

La Generalitat está a la espera de los análisis del laboratorio de Valdeolmos, en Madrid, para certificar oficialmente la peste porcina en las granjas de El Raurell y La Parruca. Grau explicó que aún no se conoce el origen de la nueva epidemia de peste porcina.

Grau dijo que a la Generalitat no le consta que el foco de peste porcina haya podido venir de países del este de Europa. 'Si nos constase, puedo garantizar que habría la denuncia correspondiente de la fiscalía, igual que hicimos con el caso de Lleida, que denunciamos al haber índices de irregularidad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2001