Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El registro de nacimientos en La Ribera constata el desvío de pacientes al hospital de Alzira

Entre 1999 y 2000 el número de partos en los 21 hospitales públicos subió una media del 2,4%

El hospital de Alzira está al margen de las tendencias de la natalidad. El leve aumento de nacimientos registrado en los hospitales públicos valencianos entre los años 1999 y 2000 se ha traducido en La Ribera en un crecimiento desbocado. Mientras la media de todos los centros arroja un aumento del 2,4%, el hospital de Alzira tuvo un incremento del 37%, al pasar de 1.142 a 1.568 nacimientos en este periodo. Fuentes sanitarias explican esta situación por el desvío de mujeres que reclaman anestesia epidural al centro de La Ribera, el único que la garantiza en la red pública.

Entre los años 1999 y 2000 la mayoría de hospitales públicos valencianos muestran ligeras variaciones en el número de partos registrados. Algunos de ellos bajan, como el hospital Clínico, de 1.406 partos a 1.310; el hospital General de Valencia, de 1.573 a 1.551; o el hospital General de Elche, donde los 1.757 partos atendidos en 1999, descendieron a 1.602 el año 2000. Son algo más numerosos los centros que asumieron un mayor número de partos, pero, como en el caso de los anteriores, con oscilaciones leves. El hospital Doctor Peset, por ejemplo, pasó de 1.075 a 1.180; el San Juan de Alicante de 1.119 partos a 1.205, y el hospital Virgen de los Lirios de Alcoy contabilizó 753 en 1999 y 788 nacimientos en 2000.

Las tendencias moderadas se quiebran estrepitosamente al llegar a los números del hospital de Alzira. Este centro tuvo 1.142 nacimientos en 1999 y subió a 1.568 durante el año 2000, es decir, un incremento del 37,3%. De hecho, este hospital es el principal responsable de la subida media del 2,4% que registran los 21 hospitales públicos. Así, si se excluyen los datos del centro de La Ribera, el incremento medio de nacimientos se reduce a un escaso 0,7%.

La razón de este aumento de nacimientos en este hospital, de gestión privada, es el desvío de mujeres que deberían ser atendidas en centros de las comarcas cercanas al hospital de Alzira. Se trata de mujeres, en su gran parte, que optan por el centro de La Ribera ante la posibilidad de tener garantizada la anestesia epidural en el parto, señalan fuentes sanitarias. Esta situación provoca que el centro de Alzira -que cobra a la Consejería de Sanidad las intervenciones practicadas a quienes residen fuera de la comarca- practique una 'captación de clientes', como señala la diputada socialista María José Mendoza. La falta de garantía de anestesia en otros centros provoca, para Mendoza, una 'competencia desleal', con otros centros de gestión pública a los que la Administración no dota de este servicio y 'evita que se garantice la equidad' entre los centros.

Algunos de los centros que envían más mujeres a dar a luz a La Ribera son los de Gandia y Xàtiva, hospitales que han visto cómo descendían entre 1999 y 2000 el número de partos que atendían. Especialmente llamativo es el caso del hospital Francisco de Borja, el centro de La Safor, donde entre estos dos años la disminución ha sido del 14,4%. Pero incluso mujeres de los barrios marítimos de Valencia han sido enviadas al centro de Alzira a dar a luz. De esta forma, la empresa que gestiona el hospital de La Ribera factura a la Generalitat numerosos partos de los que cobra desde las 200.000 pesetas de uno vaginal sencillo a las 427.000 de una cesárea con complicaciones.

Mendoza acusó a Sanidad de favorecer los intereses del hospital de La Ribera privando a los centros comarcales de su entorno del acceso total a la anestesia epidural para parturientas y alentando, de esta forma, el éxodo de mujeres al centro que gestiona una empresa encabezada por la aseguradora Adeslas, el único de titularidad pública y gestión privada.

Una de las enmiendas a los presupuestos de sanidad que ayer presentó el grupo socialista es la reintegración del centro de Alzira en la red pública valenciana para enmendar la 'privatización' y la 'descapitalización' que está llevando adelante el Consell popular, señaló Mendoza. El PSPV solicita que se estudien las fórmulas jurídicas oportunas para lograrlo a corto o medio plazo. Mendoza dijo que el PP ha convertido la sanidad en un negocio, y que está impulsando 'una medicina privada para los ricos y una medicina pública para los pobres'. Por ello, destacó la necesidad de dar respuesta a la insuficiencia de recursos que, según dijo, se produce en los distintos niveles de asistencia sanitaria.

Los socialistas reclaman en sus enmiendas inversiones en alta tecnología en hospitales públicos, y en este sentido exigen que la red pública, en concreto el hospital La Fe de Valencia, disponga de un equipo de tomografía por emisión de positrones (PET), del que en estos momentos sólo disponen dos centros privados, ambos en Valencia. También solicitan la creación de un segundo hospital en Elche y un hospital en Torrevieja, así como nuevas unidades de hemodiálisis en los hospitales de San Vicente del Raspeig y San Juan de Alicante, y la creación de un servicio de oncología en el hospital de Orihuela y de un centro de cirugía cardíaca en el hospital General de Castellón. A ello añaden la petición de nuevas prestaciones en atención bucodental dirigidas a la población infantil y adolescente hasta los 15 años y a mujeres embarazadas, y reclaman que se garantice el acceso equitativo a la anestesia epidural y a la píldora del día siguiente en la red pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 2001