Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toni Catany gana el Premio Nacional de Fotografía

El paisaje, el mestizaje y el desnudo, entre los temas del artista

El fotógrafo mallorquín Toni Catany (Llucmajor, 1942) fue galardonado ayer con el Premio Nacional de Fotografía, que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, con una dotación de dos millones y medio de pesetas. Catany es uno de los fotógrafos españoles contemporáneos de mayor proyección internacional, con obra en numerosas colecciones privadas y públicas de todo el mundo.

El pasado septiembre, la Generalitat de Cataluña le concedió el Premio Nacional de Cultura en la modalidad de artes plásticas por la exposición retrospectiva de su trabajo que el Museo Nacional de Arte de Cataluña le dedicó a finales de 2000.

Toni Catany reside en Barcelona desde 1960, ciudad en la que cursó estudios de Químicas. Fotógrafo autodidacto, se inició en la profesión como freelance en 1966, realizando reportajes de viajes, aunque pronto se decantaría por terrenos distintos a los de la fotografía de prensa. En 1972, la galería Aixelà de Barcelona acoge su primera exposición. En 1980 inicia una serie de naturalezas muertas que le procura el reconocimiento a escala mundial.

El bodegón de estudio, los paisajes y la arquitectura mediterránea, con un especial interés por el mestizaje, los retratos y los desnudos masculinos tratados con singular poesía son algunos de los grandes temas que Catany ha abordado en su obra. Una obra que, técnicamente, se inicia con la imitación de técnicas antiguas como el calotipo, y en los últimos años se ha centrado en las polaroids transportadas. Siempre con la combinación de procedimientos del pasado, tradición y experimentación, con gran influencia de la pintura, y con alternancia del blanco y negro y el color.

"No puedo fotografiar dejando de lado los sentimientos. Fotografío para traducir mis emociones, mis sentimientos y las reacciones de mi sensibilidad en imágenes", ha dicho el artista sobre su trabajo.

Catany, que es autor de una monografía sobre el fotógrafo mallorquín del siglo XIX Tomàs Montserrat, proyecta a menudo sus trabajos pensando más en la edición que en la exhibición. La editorial Lunwerg ha recogido las líneas funtamentales de la producción de Catany en varias publicaciones: Natures mortes, La meva Mediterrània, Somniar Déus (con texto del escritor mallorquín Blai Bonet) y Obscura memòria.

En Lunwerg Editores se publicó también la primera recapitulación teórica de su trabajo, en la que se reúnen textos del propio fotógrafo junto con otros de Pierre Borhan, especialista en la obra de Catany, y Alain d'Hooghe. El libro dio origen a la exposición retrospectiva organizada por el MNAC, en la que se reunieron 160 fotografías realizadas desde 1979.

El jurado estuvo formado por Chema Madoz, Manuel Falces, Cristina Zelich, Manuel García García, Marcos Ricardo Barnatan, Luis Lafuente y Elena Hernando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2001