Dos versiones radicalmente distintas del mismo suceso

La Delegación del Gobierno en Andalucía dio ayer una versión de los incidentes que sólo coincide con la de la asociación Sáhara Marroquí en que ocurrió en Sevilla. Éstas son las dos interpretaciones:

- Versión española. La Delegación señala que hubo dos incidentes. El primero se produjo sobre las 11.00, cuando cinco marroquíes entraron en el hotel Macarena, que acogía la conferencia, y fueron identificados por algunos participantes en el foro, porque habían intentado reventar un acto prosaharaui en Bruselas, y por la policía, ya que en mayo de 2000 trató de boicotear un acto del Frente Polisario en un parque.

La policía pidió la documentación a los miembros de la ONG, que confesaron que tenían dos coches con propaganda, custodiados por dos mujeres, en los que había 14,5 metros de tela para pancartas, siete aerosoles de pintura y 3.000 pasquines con lemas como 'Los saharauis marroquíes decimos a los separatistas del Polisario: basta de mentir y engañar al pueblo español'. Los marroquíes dijeron que era material para contraprogramar la manifestación en pro de la independencia del Sáhara que se celebró por la tarde. Tras requisarles el material y tomarles la filiación, los marroquíes se fueron 'solos y sin escolta' hasta Algeciras.

Más información
Un incidente con un grupo de marroquíes en Sevilla agrava la crisis diplomática
El Gobierno tilda de "escalada unilateral" la crisis diplomática con Marruecos

El segundo incidente ocurrió en el mismo hotel. El responsable de seguridad del foro, un saharaui, alertó a la policía sobre la presencia de tres personas sin acreditación que decían ser periodistas. La policía les pidió la credencial y, al no exhibirla, les exigió que se marcharan, lo que hicieron 'sin más', según la Delegación.

- Versión marroquí. El relato del presidente de la ONG, Reda Tounjni, es éste: 'Policías de paisano pero con insignias propolisario nos pararon y registraron en plena calle ante la mirada complacida de la delegación argelina. Nos insultaron y el comisario jefe de Andalucía nos llamó 'pederastas' y dijo que nos iban a moler a palos. Nos incautaron la bandera marroquí y el material que íbamos a distribuir. Tras cinco horas de interrogatorio nos ordenaron volver a Marruecos sin dejarnos reponer fuerzas comiendo algo en Sevilla. Policía y Guardia Civil se turnaron para escoltar a nuestros coches a Algeciras'. Embarcaron hacia Marruecos el sábado por la noche.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

'Los periodistas explicaron a los agentes su condición y pidieron poder ejercer su labor informativa a lo que se les contestó que daba igual, que todos éramos marroquíes', concluye el presidente de la ONG que en tiempos de Hassan II no era bien vista por el poder. 'Lamento que la prensa española no haya sido solidaria con sus colegas marroquíes'. Aboubker Jamai, director de la revista Assahifa, una de las publicaciones rebeldes de Marruecos, sentenció: 'Es un escándalo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS