Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 buscadores de oro mueren al derrumbarse una mina en Colombia

Decenas de familias han irrumpido en galerías abandonadas para sacar mineral

Hasta 40 cadáveres han sido recuperados tras el derrumbamiento registrado ayer en una mina de oro colombiana abandonada, según informó el coronel Eduardo Arévalo, director de Planificación de la Defensa Civil colombiana. 'Los datos son bastante preocupantes, pero se ha logrado saber que al parecer unas cien personas estaban en la mina abandonada y el Comité Regional de Emergencias ha informado de que han rescatado entre 30 y 40 cadáveres', dijo Arévalo.

El derrumbe ocurrió en una mina situada entre los municipios de Filadelfia y Quinchía, limítrofes entre los departamentos de Caldas y Risaralda, a unos 300 kilómetros al oeste de Bogotá.

Arévalo agregó que la cifra de víctimas mortales puede aumentar, dado el gran número de personas que habían llegado a la zona en los últimos días para intentar sacar oro de la mina abandonada. El coronel dijo que en la mina había familias enteras que trataban de extraer oro. Aunque admitió que resulta difícil precisar las causas del gigantesco derrumbe de rocas y tierra, agregó que en ello influyó la falta de técnica en la explotación aurífera por los métodos rudimentarios utilizados por los mineros.

El director de socorro de la Cruz Roja en la región, Dixon Hernán Triviño, precisó que el accidente se produjo hacia las 6.30, hora local, las 13.30, hora española, y que es 'de alguna magnitud'.

Al menos 22 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a hospitales de la zona y de las ciudades de Pereira y de Manizales, capitales de Risaralda y Caldas, respectivamente. Equipos de bomberos y socorristas fueron enviados hacia el lugar de la tragedia, en la región conocida como La Amapola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001