Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina confía en conseguir el apoyo del FMI

Comienzan las primeras protestas en la cumbre de Ottawa con al menos tres manifestantes detenidos

Argentina cosechó ayer buenas palabras del Tesoro de EEUU y del Banco Mundial en respuesta a sus esfuerzos para sacar adelante su plan de reducción de deuda. Al menos así se deduce de las declaraciones realizadas ayer en Ottawa, donde este fin de semana se reúnen el Grupo de los 20, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, y donde el ministro argentino, Domingo Cavallo, celebró una serie de entrevistas bilaterales, entre ellas con el estadounidense Paul O'Neill.

Cavallo afirmó que, en Ottawa, Argentina no busca financiación adicional ni que las instituciones multilaterales o el Departamento del Tesoro ofrezcan garantías para el plan de reestructuración de la deuda. "Siento que nos están apoyando mucho", aseguró, tras reunirse durante una hora con el secretario del Tesoro norteamericano, con el subsecretario de ese Departamento, James Taylor, y con el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, informa Efe.

Tras la reunión con Cavallo, el presidente del Banco Mundial (BM), James Wolfensohn, señaló que Argentina está realizando "un tremendo progreso" y aseguró que se sentía "reconfortado". Pero Cavallo necesita algo más que buenas palabras. La Bolsa de Buenos Aires cayó ayer un 3,38% y el riesgo país volvió a subir hasta alcanzar los 2.760 puntos.

Los prolegómenos de la cumbre del FMI tambíén han traído las primeras protestas. Algunos centenares de manifestantes del movimiento antiglobalización protagonizaron ayer las primeras refriegas con la policía canadiense en el centro de la ciudad, que se saldaron con, al menos, tres detenidos y la rotura de los cristales de un restaurante de la cadena McDonald. Los manifestantes portaban pancartas con lemas como "Wall Street, Auschwitz", "El beneficio es el enemigo" y "¡Abajo con el FMI, el Banco Mundial y el G20".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001