Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Universidad y CSIC critican la centralización de la política de I+D

'Se ha cerrado un modelo de financiación autonómica que no resuelve la indefensión de las comunidades para captar y generar más recursos para investigación y desarrollo (I+D)', resumió ayer la vicepresidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso de los Diputados, la socialista Montserrat Palma, en el debate organizado por la Universidad de Valencia, dentro del marco de la Semana nacional de la Ciencia, que se centró específicamente en la financiación del sistema de investigación científica y de transferencia tecnológica. Esta conclusión fue compartida también por el subsecretario del ramo de la Generalitat Valenciana, Javier Quesada, quien reconoció el conflicto irresuelto que, desde el punto de vista de la gestión regional, representa el ser una comunidad histórica con que tiene plenas competencias sobre el sistema universitario y el sistema de I+D, pero no tiene transferida la financiación.

Palma instó a los gobiernos regionales del mismo signo que el PP de Madrid a ser 'más exigentes' respecto al Gobierno central para reivindicar un mayor peso de las regiones en las políticas de I+D, tanto a nivel nacional como europeo, antes de que concluyan las negociaciones entre los quince gobiernos de la Unión Europea (UE) sobre el VI Programa Marco de I+D que, según apuntó el vicerrector de Investigación de la Universidad, Francisco Tomás, deberá de estar cerrado en junio de 2002, antes de que termine la presidencia europea de Aznar.

Pese a estas coincidencias mostradas por los representantes políticos del PSOE y del PP, los investigadores de la Universidad de Valencia y el vicepresidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Pío Beltrán, alertaron contra el 'centralismo' que sopla de Madrid y, sobre todo, con la 'confusión reinante en el Ministerio de Ciencia y Tecnología' que, pese a haber sido creado hace dos años para impulsar el sistema nacional de I+D, no ha logrado plasmarse en un impulso real en cifras.

Industria poco potente

Tanto las cifras aportadas por el vicepresidente del CSIC (organismo público de investigación con diez centros en la Comunidad, siete de ellos mixtos en coordinación con las universidades) como por el vicerrector Francisco Tomás, el crecimiento del gasto total de I+D en la Comunidad Valenciana ha ido a un ritmo mayor que la media nacional, aunque ésta está por encima de la valenciana (un 0,89% frente al 0,62%). Parte de la explicación se encuentra en la ausencia de multinacionales y de industria potente en el territorio valenciano, caracterizado un 90% por pymes, al contrario que los polos industriales de Madrid, Barcelona y País Vasco. El responsable autonómico de Ciencia, que asumió con autocrítica la debilidad del sistema valenciano, coincidió con la diputada nacional del PSOE que uno de los déficits regionales, por ejemplo, es el hecho de que 'no puenden sectorializar la inversión de Telefónica en I+D a nivel autonómico'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001