El Gobierno alemán aprueba la participación en la guerra

Los ministros socialdemócratas y verdes del Gobierno alemán aprobaron ayer los planes anunciados la víspera por el canciller, Gerhard Schröder, de participar con un máximo de 3.900 soldados en los operativos antiterroristas. Las zonas en las que estas fuerzas se podrán desplegar se extienden desde el norte y este de África, pasando por la península árabe, hasta Asia central, incluyendo Afganistán. Schröder volvió a descartar la participación de las fuerzas alemanas en los bombardeos y en un despliegue de tropas en ese país.

Estas restricciones, sin embargo, podrían no bastar para obtener el respaldo de la totalidad de los parlamentarios socialdemócratas y verdes que la próxima semana, junto a la más favorable oposición conservadora y liberal, deberán autorizar, por un año, el envío de tropas.

Más información
Putin anuncia que Rusia será flexible con el escudo antimisiles de Bush
Euros para la paz, dólares para la guerra

El Gobierno también aprobó ayer un segundo paquete de medidas de seguridad interna para detectar y enfrentar a terroristas residentes en Alemania. En el extenso catálogo, duramente criticado por defensores de las libertades civiles, se permite el acceso de los servicios de inteligencia a la información recogida por bancos, empresas de telecomunicación y aerolíneas.

Asimismo se abre la puerta a la incorporación de datos biométricos (rasgos faciales o de las manos y huellas dactilares) en los documentos de identidad. Gracias a dispositivos de alta tecnología, estos datos deberían facilitar una identificación unívoca de cualquier ciudadano.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS