Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández-Pacheco gana el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil

Miguel Ángel Fernández-Pacheco (Jaén, 1944) ganó ayer el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por su relato Verdadera historia del perro Salomón, publicado el año pasado por la editorial SM y recientemente incluido en Siete historias para la infanta Margarita, en torno a Las meninas, de Velázquez, en un volumen de Siruela con ilustraciones del cuadro. El galardón está dotado con dos millones y medio de pesetas y lo concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Fernández-Pacheco, profesor de Ilustración en la Universidad de Salamanca y diseñador gráfico de libros juveniles, manifestó ayer a Efe que este premio era para él 'algo que había perseguido hace ya mucho tiempo'. El escritor fue finalista del mismo galardón en 1992 y en 1997 con Oriente de perla y Los zapatos de Murano, respectivamente.

Verdadera historia del perro Salomón es una de las historias de amor que seis cortesanos del cuadro de Las meninas le cuentan a la infanta para entretenerla y conseguir que pose y Velázquez pueda terminar el cuadro. El perro Salomón es en la historia un enamorado que se convierte en perro para estar cerca de su amada. El relato incluye también elementos propios de los cuentos infantiles como el hada, el encantamiento y un difícil trabalenguas que es necesario recordar.

Historia de amor

Verdadera historia del perro Salomón es, según su autor, 'una historia de amor' porque eso es lo que quiere escuchar la infanta Margarita. El escritor explicó que en sus narraciones intenta 'ver la historia con otros ojos que no son los de hoy', y trata de contarla 'lo más parecido posible a lo que pudo haber sido'. 'Primero me planteo escribir una historia, luego estudio sobre ella', pero nunca son del tiempo presente, sino 'paisajes lejanos y exóticos, algo irreales', 'literatura como evasión culta y refinada que te enseña'.

Miguel Ángel Fernández-Pacheco posee también, entre otros, los premios Ape.Les Mestres (concedido en 1992, por La familia de Mic) y Lazarillo (en 1996, por Los zapatos de Murano). Entre sus más de treinta obras figuran también Soy una roca (1974), El viaje de nunca acabar (1976), El gigante analfabeto (1980) y Malas mujeres (2000).

Como finalistas del Nacional de Literatura Infantil y Juvenil resultaron elegidos Miguel Rayó, por El camí del far; César Mallorquí, por La catedral, y Gustavo Martín Garzo, por Una miga de pan. El jurado estuvo presidido por el director general del Libro, Fernando de Lanzas, y formado además por Emilio Pascual Martín (premiado el año pasado), Antonio Mingote, Manuel López Gaseni, Lidia Pons, Anna Gasol, Jaime García Padrino, Victoria Fernández García, Emili Teixidor y Luis González Martín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2001