Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ocupación hotelera de Barcelona cae el 10% tras el 11 de septiembre

Turismo promocionará la ciudad en Europa

Los efectos de los atentados terroristas del 11 de septiembre empiezan a notarse también en Barcelona. Desde esa fatídica fecha y hasta ahora mismo, la ocupación hotelera en la ciudad ha descendido el 10%. 'No estamos preocupados, pero sí muy ocupados en solventar la situación', afirmó ayer Joan Gaspart, presidente de Turismo de Barcelona. De momento, se va a potenciar el turismo más cercano en detrimento del de larga distancia.

Tras los atentados contra las torres gemelas de Nueva York, la ocupación hotelera en la capital catalana ha descendido una media del 10% y en el conjunto del año se situará en el 3% o el 4% por debajo de las previsiones, según datos de Turismo de Barcelona. 'Dentro de la tragedia, nosotros estamos de suerte, porque la media de ocupación durante todos los meses anteriores había sido tan excepcional que el bajón se va a notar menos', dijo Gaspart.

En la actualidad la ocupación hotelera en la ciudad oscila entre el 60% y el 80%, según el tipo de establecimiento: los hoteles de cinco estrellas han sufrido un descenso del 15% y los de cuatro estrellas han bajado hasta el 10%. El resto de los hoteles, hostales y pensiones mantienen una ocupación estable.

Gaspart, acompañado por Jordi Portabella, vicepresidente de Turismo de Barcelona; Pere Duran, su director general, e Ignacio de Delàs, subdirector general, confirmó que las mayores caídas se deben a la reducción del número de turistas procedentes de Estados Unidos y de otros lugares de larga distancia, a la anulación de congresos y convenciones, y al descenso del turismo de crucero. Asimismo señaló que las crisis de las compañías aéreas y el cese de vuelos directos con Barcelona 'afectan muchísimo'.

'No queremos dar un mensaje de alarma porque no sería correcto y no cumpliría nuestras expectativas: nuestra posición no es optimista ni pesimista, sino realista', declaró Gaspart, y explicó que, pese a la 'compleja e incierta' situación internacional, 'Barcelona está en una posición muy sólida y tiene recursos para afrontar esta crisis'. Gaspart destacó que 'ahora más que nunca, es importante para la ciudad la cuestión de la seguridad' porque 'la clientela busca lugares más cercanos y tranquilos', y felicitó a las instituciones de Barcelona por el 'esfuerzo' que hacen por paliar la creciente sensación de inseguridad en que vivía la ciudad.

Medidas de choque

Aunque no ha abandonado ninguna de las actividades previstas para la promoción de Barcelona en Estados Unidos, el consorcio tiene previsto intensificar y concentrar la promoción de la ciudad en los mercados más próximos: Europa y España. Entre las nuevas acciones, Turismo de Barcelona prevé visitar Bélgica, Holanda y el Reino Unido, y también Japón, en los próximos meses de noviembre y diciembre. En España se harán promociones en Zaragoza, Huesca, Alicante, Bilbao, San Sebastián y Santander.

Otra novedad es la campaña Christmas Shopping, con la que se pretende captar turistas de las grandes ciudades europeas para que 'visiten la ciudad y vengan a comprar a Barcelona durante las navidades'. Gaspart admitió, sin embargo, que se prevé un fin de año 'más flojo' que los anteriores.

Para el presidente de Turismo de Barcelona, 'las previsiones para 2002 no son malas'. 'La llegada del euro', precisó, ' nos ayudará a mantener una posición muy competitiva frente a otras ciudades europeas, porque la relación calidad-precio será muy buena'. La caída del turismo procedente de EEUU está afectando sobre todo a Londres, París y Roma, donde la disminución del número de turistas norteamericanos ha provocado una caída de la ocupación hotelera de entre el 30% y el 40% más de lo previsto, según Gaspart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2001