Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARME CHACÓN | RESPONSABLE DE EDUCACIÓN DE LA EJECUTIVA SOCIALISTA | EDUCACIÓN

'Zapatero cambiará la ley universitaria del PP, pero con diálogo'

Forma parte de la cúpula actual del principal partido de la oposición, como responsable de Educación. Con 30 años pero con una trayectoria política de 14 años a sus espaldas, Carme Chacón (Esplugues de Llobregat, 1971) es una de las válvulas que impulsan con más energía la oposición 'no agresiva pero firme', según afirma, del equipo del líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero.

Pregunta. Se comenta en el Ministerio de Educación que los socialistas están últimamente mucho más cañeros. ¿Ha tenido usted algo que ver con ese cambio?

Respuesta. Ha sido todo muy coincidente: la nueva legislatura, la nueva etapa de mayoría absoluta del PP y la nueva etapa del partido socialista. Cuando José Luis Rodríguez Zapatero habla de una oposición útil y de que prefiere dar ejemplo que dar caña, todos en la dirección actual del PSOE estamos de acuerdo. Pero ha sido la ola de conservadurismo y propuestas retrógradas y centralistas que ha traído la ministra Pilar del Castillo lo que tiene que ver con el rechazo frontal en educación del PSOE.

'Las decisiones sociales injustas tienen cada vez un mayor coste político y el PP pagará por sacar esta ley sin apoyo social'

P. Ustedes han ofrecido a la ministra un acuerdo a cambio de que acceda a parar el acelerado proceso de aprobación de la ley. ¿Han obtenido respuesta?

R. Hasta el momento, no. El trámite parlamentario apresurado de la ley está siendo vergonzoso. Le hemos ofrecido a la ministra dialogar si para este proceso y accede a que la ley se debata con calma.

P. En los últimos años, líderes políticos como Tony Blair o George Bush han empezado a incorporar la educación en sus programas electorales. Zapatero también ha comenzado a sacar estos temas en sus discursos. ¿Refleja esto un preocupación real?

R. Desde luego. Por primera vez un líder de la oposición está haciendo preguntas al presidente del Gobierno sobre educación. Esto refleja una clara apuesta.

P. Dígame alguna cuestión que le preocupe en especial a Zapatero.

R. La atención educativa al alumnado inmigrante. Zapatero siempre pregunta por los datos, por la legislación comparada con la UE, por cómo se está abordando en otros países cada reto educativo.

P. ¿Cree usted que sin la mayoría del PP saldría adelante su Ley de Univerdidades?

R. Si el PP no hubiera tenido esa mayoría hubiera sido incapaz de hacer nada en la estrictísima soledad en la que Pilar del Castillo ha llevado este proceso: se han presentado nueve enmiendas a la totalidad del proyecto y están en contra sindicatos, estudiantes y toda la comunidad universitaria.

P. ¿Por qué la ministra no ha conseguido más apoyo social?

R. Porque ahora esá saliendo la verdadera cara del PP. En un momento en el que había que mirar hacia el futuro, esta ley se cierra a retos como la necesidad de autonomía y flexibilidad de las estructuras y órganos universitarios, la apertura del acceso a la universidad y la garantía de que ningún alumno deje de ir a la Universidad porque no tienen dinero suficiente o porque la beca no le da para vivir. Tampoco soluciona problemas como el gobierno de la universidad, la financiación y la selección del profesorado. Parece mentira el descuido con el que se ha elaborado esta ley, que hasta se les había olvidado meter el acceso de los mayores de 25 años y el de los titulados de la FP superior. La ministra sólo se ha preocupado por quién manda en la universidad y por hacer una depuración de lo que hoy existe.

P. Del Castillo afirma que sus leyes mejorarán la calidad de la educación.

R. No es creíble hablar de calidad sin poner un euro sobre la mesa. Esto es irrebatible, sobre todo en educación.

P. ¿Cree que va a tener un coste político para el PP la falta de apoyo social a esta ley?

R. Desde luego, para el PP y para CiU. Las decisiones sociales injustas tienen cada vez un mayor coste político y el PP pagará por sacar adelante una ley de universidades sin apoyo social. Y lo tendrá para Jordi Pujol por gobernar contra Cataluña y contra la opinión de sus colectivos universitarios.

P. Va a apoyar el PSOE las movilizaciones convocadas para el 7 y 14 de noviembre por sindicatos y estudiantes contra esta ley?

R. Sí. El PSOE apoyará a los que han tenido que optar por la movilización ante la imposibilidad de ser escuchados.

P. Hay una gran preocupación en los institutos de secundaria sobre la indisciplina y la falta de motivación de muchos estudiantes, sobre todo entre los que tienen de 14 a 16 años. ¿Cree usted que la solución es separar a los alumnos según su rendimiento, como hará el PP en la futura Ley de Calidad?

R. Es la fórmula más fácil pero en absoluto la más adecuada. Hay que reflexionar más sobre lo que se puede hacer con la secundaria. Un buen sistema educativo es aquél que concentra sus mejores esfuerzos con el alumnado más difícil y la segregación temprana de los alumnos es contraria a este principio. Hay además que analizar las razones de las quejas de los profesores.

P. Si el PP aprueba su ley universitaria y después gana el PSOE. ¿Volverán a modificarlo todo?

R. Somos conscientes de que no se puede tener al sistema educativo al pairo de los vaivenes electorales. Por eso hemos ofrecido el diálogo. Pero esta ley no es la de la sociedad española. Si sale como está, Zapatero cambiará esta ley cuando llegue al poder, pero con diálogo y con la sociedad a favor, no como va a hacer la ministra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de octubre de 2001