Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pone en marcha un plan contra el terrorismo biológico

Los Quince crean en Gante la figura de un coordinador europeo de protección civil

El bioterrorismo aún no ha golpeado a Europa, pero los gobiernos se preparan para afrontar este nuevo tipo de agresión. Los líderes de la UE, reunidos ayer en la abadía de San Pedro, en Gante (Bélgica), bajo impresionantes medidas de seguridad y con el disgusto por el cónclave previo de los tres grandes, acordaron poner en marcha un plan que incluya 'una estrecha cooperación entre los servicios de espionaje, de policía, protección civil y sanidad'. Los jefes de Estado o de Gobierno reiteraron 'su más firme apoyo a las operaciones militares, que son legítimas', en Afganistán.

Los líderes de la UE examinaron 'las amenazas de empleo de medios biológicos y químicos en atentados terroristas' y encargaron al Consejo de la Unión que, 'en el plazo más breve posible', prepare 'un programa de medidas' para mejorar la cooperación entre los Estados 'en materia de evaluación de riesgos, de alerta y de intervención, de almacenamiento de medios y de investigación'. Además, la UE solicita, según consta en las conclusiones de la cumbre, que se hagan todos los esfuerzos posibles para 'la identificación de agentes infecciosos y tóxicos'. Por iniciativa francesa, como luego explicó el presidente de Francia, Jacques Chirac, se aprobó por unanimidad crear en la UE la figura del 'coordinador europeo de protección civil'.

Entre los acuerdos suscritos por los Quince y Washington el pasado 27 de septiembre figuraba, como se indicó ayer en la cumbre, 'intensificar los esfuerzos sobre no proliferación y control de exportaciones de sustancias químicas, bacteriológicas o nucleares susceptibles de ser utilizadas con fines terroristas'. Ayer, la UE se comprometió a reaccionar 'con firmeza' frente a los irresponsables que lanzan 'falsas alarmas', que serán castigados con penas más duras que las ahora vigentes en los códigos penales de los Quince.

La cita de ayer había sido convocada para analizar la situación tras los atentados del 11 de septiembre, así como sus consecuencias políticas y económicas. Horas antes de iniciarse la cumbre, Louis Michel, ministro de Exteriores de Bélgica, país que ahora preside la UE, ya declaró que la intervención de comandos en Afganistán iniciada en la madrugada anterior era 'una parte lógica de la declaración', mientras los Quince insistieron en su 'más firme apoyo a las operaciones militares'. 'En Afganistán', señalan las conclusiones, 'el objetivo sigue siendo la eliminación de Al Qaeda, cuyos dirigentes no han sido entregados por el régimen de los talibanes'.

Papel clave de la ONU

El único pero de los jefes de Estado o de Gobierno es que harán 'todo lo que esté en su mano para que las poblaciones civiles queden al margen', y por eso insistieron en colaborar para crear 'un Gobierno estable' en el país y en incrementar la ayuda humanitaria. Eso sí, los máximos dirigentes europeos hicieron hincapié en que la ONU deberá jugar un papel clave en la implantación de ese nuevo Gobierno 'legítimo y representativo'.

Al analizar la situación internacional, pusieron de relieve que existe 'una necesidad crucial de reactivar, sin condiciones previas, el proceso de paz en Oriente Próximo', porque, como señaló el español José María Aznar, cada vez que se dan amplios plazos para ese proceso 'son aprovechados por los terroristas para boicotearlo'. A su vez, y para evitar 'la amalgama perniciosa entre terrorismo y mundo árabe', los Quince se proponen como iniciativa 'indispensable' la de favorecer el diálogo 'de igual a igual' entre ambas 'civilizaciones'.

Tras la solemne frase de que 'el Consejo Europeo está decidido a combatir el terrorismo en todas sus formas y por todo el mundo', los líderes señalaron que desde el 11 de septiembre la UE ha puesto ya en marcha 79 iniciativas que ahora deben desarrollarse, pero que hay algunas que deben estar 'operativas' cuanto antes: la orden europea de detención y entrega para agilizar las extradiciones, la elaboración antes de fin de año de una lista europea de grupos terroristas, la cooperación de los servicios antiterroristas europeos, la directiva contra el blanqueo de dinero y las medidas para aumentar la seguridad aérea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001