Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel sólo descarta la hipótesis de un atentado palestino

Jerusalén / Nueva York

Mientras Israel se prepara para recibir los cuerpos de las víctimas de la catástrofe del avión ruso que explotó sobre las aguas del mar Negro el pasado jueves, las autoridades gubernamentales niegan la posibilidad de que el avión fuera destruido por un atentado palestino.

'No excluimos ninguna posibilidad, ni la de un error del Ejército de Ucrania ni la de un atentado terrorista, pero estamos seguros de que si es un atentado terrorista, éste nada tiene que ver con el conflicto palestino', aseguraba ayer Avi Pazner, consejero y portavoz del Gobierno de Ariel Sharon.

Israel continuaba ayer trabajando con las autoridades rusas en el esclarecimiento de los hechos y en el rescate de los cadáveres. A primera hora de la mañana se había enviado desde Tel Aviv un avión militar Hércules, con material y agentes expertos en catástrofes aéreas.

La televisión pública israelí, citando fuentes de la aviación civil, aseguró en los informativos de la noche que el avión tenía prohibida su entrada en el aeropuerto porque no 'estaba en regla', aunque las fuentes no precisaron si los motivos de esta prohibición eran técnicos o administrativos.

La Casa Blanca también sigue sin descartar ninguna hipótesis; aunque aseguró que no tiene ningún indicio que señale que un atentado pueda ser la causa de la caída del avión ruso, con 78 personas a bordo, sobre el mar Negro. 'Hasta ahora no hemos encontrado nada que pueda indicar que se trata de un acto terrorista', declaró el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

Después de haber rechazado cualquier responsabilidad en esta tragedia aérea, el Gobierno de Ucrania reconoció ayer que el avión ruso podría haber sido alcanzado accidentalmente por un misil ucranio. Esta hipótesis había sido avanzada el jueves por fuentes militares estadounidenses, y posteriormente, desde la presidencia. 'Parece que los ucranios habrían llevado a cabo maniobras con misiles y es posible que este avión comercial haya sido alcanzado. Pero, antes de confirmarlo, estamos esperando tener más información', habría declarado el jueves por la noche el secretario general de la Casa Blanca, Andrew Card, a la cadena CBS.

La prensa estadounidense, en sus ediciones de ayer, también ofreció datos que apoyan la hipótesis del misil. Según The Washington Post, satélites espía estadounidenses detectaron el lanzamiento de un misil por parte del Ejército ucranio unos instantes antes de la explosión del Tupolev. 'Disponemos de todas las indicaciones que muestran que se trata de un misil tierra-aire' el que destruyó el aparato, declaró un miembro no identificado de los servicios secretos a The New York Times.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001