Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO FINANCIERO

El director general del HSBC ocultó ante el Congreso el crédito a la empresa de Rato

Jaime Galobart negó que miembros del Gobierno o sus familiares tuviesen préstamos del banco

Jaime Galobart fue rotundo ante los diputados. "Lo niego". Dos palabras con las que el director general del Hong Kong and Shanghai Banking Corporation (HSBC), la entidad británica salpicada por el escándalo de Gescartera, desmintió el pasado 24 de septiembre que miembros del Gobierno o sus familiares tuviesen alguna "facilidad crediticia" con este banco, uno de los mayores del mundo. Galobart comparecía ante la comisión parlamentaria que investiga el caso Gescartera por las estrechas relaciones de todo tipo entre su banco y la agencia de Antonio Camacho.

El diario de sesiones del pasado 24 de septiembre no deja lugar a dudas, ni a otras interpretaciones. Acababa de empezar la sesión, a las 16.05, y tras un breve debate por una cuestión de orden, tomó la palabra María Teresa Costa. La diputada socialista formuló varios interrogantes a Galobart y luego le preguntó directamente: "¿Podría informar a esta Cámara de si tiene conocimiento de que, a través del banco que usted dirige en España o a través de cualquier otro de su grupo, tengan concedidos, directa o indirectamente, facilidades crediticias a algún miembro del actual Gobierno o de sus familiares?".

La respuesta de Galobart fue: "Lo niego. No tenemos ninguna facilidad concedida a ningún miembro del Gobierno o sus familiares". Ni siquiera recurrió a la vía de escape de otros comparecientes, que han alegado no recordar lo que se les preguntaba. En otras preguntas, Galobart recurrió, por ejemplo, a otras alternativas, como afirmar que no le constaba y prometer a los diputados que les contestaría por escrito, tras consultar con los archivos de su banco. Pero en esta cuestión fue rotundo: "Lo niego". La legislación contempla responsabilidades penales (hasta un año de cárcel) por no decir la verdad ante una comisión de investigación del Parlamento.

Pese a ese desmentido rotundo, el director general del HSBC en España, en una carta enviada este miércoles al Congreso, y sin que mediase ningún otro requerimiento, afirma: "Se ha podido comprobar que el 4 de diciembre de 2000 se otorgó un préstamo por importe de 3,1 millones de euros a la sociedad Muinmo SL, en la que, según los datos facilitados, figuran como accionistas las siguientes personas: don Rodrigo Rato, don Ramón Rato, doña María de los Ángeles Rato".

Un día antes

El escrito llegó al Congreso de forma extraña el miércoles 3 de octubre. Un día antes, Galobart había enviado a la Cámara un documento de varias páginas en las que ofrecía la información que había quedado pendiente en su comparecencia. Pero ahí no figuraba el crédito a la empresa de Rato, que llegó en solitario un día después.

Galobart también afirmó en el Congreso que no le constaba que el HSBC hubiese financiado viajes y estancias de Rodrigo Rato, José María Aznar y su esposa, Ana Botella, a Londres. Una nota del banco negó un día después estas circunstancias.

Tras este giro radical en las manifestaciones de Galobart ante el Congreso, el PSOE ha solicitado al HSBC que envíe a la comisión de investigación toda la documentación sobre el crédito a la empresa de Rato, incluyendo "los planes o previsiones especiales de amortización, los avales y garantías constituidos para su concesión y todos los pagos realizados hasta el momento".

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, evitó ayer echar más leña al fuego, pero tampoco desaprovechó la ocasión para señalar que al vicepresidente Rodrigo Rato "se le acumulan las explicaciones a dar en el Congreso", a propósito del crédito de 525 millones de pesetas a una empresa de su familia y de la que él es accionista, informa desde Lugo Carlos E. Cué.

En la primera jornada de la campaña electoral gallega, el líder del PSOE declaró que Rato vive una "situación delicada" y, por tanto, hay que tomar sus expresiones "con relatividad y, si me apura", agregó, "con comprensión".

Zapatero eludió pedir la dimisión de Rato e insistió en que las responsabilidades políticas se verán al final de la comisión de investigación del caso Gescartera. No obstante, Rodríguez Zapatero indicó que los últimos acontecimientos "no dejan en buen lugar" a Rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001