Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos se oponen a que la empresa del hospital de Alzira controle la atención primaria

Los facultativos temen que los centros de salud sean 'proveedores de pacientes'

La Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (Semergen) advirtió ayer de que la propuesta del presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, de extender el modelo del hospital de Alzira -de titularidad pública pero gestión privada- a la atención primaria, debe impedir que una misma firma gestione conjuntamente hospitales y centros de salud en la misma área. Los médicos se oponen a esta posibilidad porque los centros de salud correrían 'el peligro' de convertirse en 'proveedores de pacientes para los hospitales', alertó su presidente, Felipe Chavida.

Eduardo Zaplana, según anunció durante el debate de Política General en las Cortes el 14 de septiembre, pretende que el modelo de atención primaria en la comarca de La Ribera se abra a la gestión privada. De tal forma, los 12 centros de salud, los 18 consultorios, los tres centros de planificación familiar y las unidades de prevención de cáncer de mama y de conductas adictivas de esta comarca pasarían a ser gestionados por entidades privadas.

'No veo con malos ojos' esta fórmula mixta de gestión, señaló ayer el presidente de Semergen, Felipe Chavida. Pero eso sí, matizó: 'Siempre que la atención primaria y la especializada no sean asumidas por los mismos gestores'. Chavida argumentó que 'en España, ni la población, ni los políticos, ni los posibles gestores entienden todavía la función del nuevo modelo de atención sanitaria'.

Durante la presentación del XXIII Congreso de Semergen que se celebra desde ayer y hasta el próximo sábado en Alicante, y en el que participan 2.000 médicos de familia, el presidente de esta sociedad consideró que el actual modelo funcionarial o asimilado del personal de la sanidad pública 'no es el ideal' para la constitución de grupos de profesionales que puedan conformar equipos de gestión. Por ello, Chavida abogó por la búsqueda de fórmulas en el futuro, de modo que el personal se agrupe y pueda llevar a cabo iniciativas profesionales.

Uno de los puntos que se abordarán en este congreso es la reaparición con motivo del fenómeno de la inmigración de enfermedades que prácticamente estaban erradicadas en España, como es el caso de la parasitosis, el cólera o la malaria. Los médicos de cabecera han detectado en las zonas con un elevado índice de residentes inmigrantes, como el Levante y ciudades como Madrid y Barcelona, casos de pacientes con enfermedades procedentes de países del Magreb y de áreas subsaharianas, apuntó el presidente del comité organizador del congreso, Victoriano Borreguero.

La nueva realidad social obliga, por tanto, a los médicos generalistas a someterse a continuos cursos de reciclaje, para que los facultativos puedan atender adecuadamente estas patologías. Durante el acto de presentación, los expertos lanzaron la propuesta de crear en todas aquellas comunidades con un número creciente de extranjeros un servicio centralizado de interpretación, con el fin de que los facultativos puedan comunicarse mejor con los inmigrantes. Está previsto que el profesor Luis Rojas Marcos clausure el sábado el congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2001