Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPACTO EN LOS MERCADOS

Alitalia despide a 2.500 personas y American pide recortes de sueldo voluntarios

Las malas noticias relacionadas con la crisis que sufre el sector aéreo siguieron multiplicándose ayer por todo el mundo. Alitalia, la compañía de bandera del país transalpino, anunció un plan de emergencia que incluye 2.500 despidos -tiene 24.000 empleados- y la venta de 14 aviones. Según explicó su consejero delegado, Francesco Mengozzi, estas medidas se toman para hacer frente a la crisis que vive el sector tras los atentados de Estados Unidos, el pasado 11 de septiembre. El plan incluye también el recorte de vuelos entre Italia y Estados Unidos y Oriente Próximo, entre otros destinos.

De los 2.500 despidos, la mayoría (1.600) corresponde a personal de tierra. Los aparatos que se han puesto en venta son siete Boeing 747, seis MD-80 y MD-82, y dos MD-11. Según Alitalia, las medidas permitirán a la compañía disminuir en 150 millones de dólares (27.000 millones de pesetas) las pérdidas previstas para el periodo entre octubre de 2001 y marzo de 2002, que, en todo caso, alcanzarán los 200 millones de dólares (30.000 millones de pesetas).

Alitalia es, por ahora, la última gran aerolínea en anunciar recortes de plantilla. Entre las que ya han realizado despidos están las estadounidenses United y American Airlines, que recortarán 20.000 empleos cada una, y también despedirán a parte de su plantilla las aerolíneas Northwest, British Airways, Swissair y la brasileña Varig. La compañía española Iberia no ha anunciado ningún plan de reestructuración aún, pero sí ha explicado que no descarta tomar medidas drásticas.

American Airlines ha dado un paso más y ha pedido a sus empleados que asuman voluntariamente recortes en sus salarios para ayudar a salvar la compañía. Según informaba ayer The Wall Street Journal, el director general de la aerolínea, Donald Carty, ha escrito un mensaje a sus empleados donde les explica que va a renunciar a su salario y a otras compensaciones hasta final de año. Asimismo, pidió a los empleados no sindicados que consideren un recorte voluntario en su salario, e indicó que había solicitado a los sindicatos que permitieran que sus miembros consideren un recorte temporal de su sueldo.

Ayudas insuficientes

Carty explicó en su mensaje que las ayudas anunciadas por el Gobierno estadounidense a las compañías aéreas (15.000 millones de dólares o 2,7 billones de pesetas) y los sustanciales recortes de plantilla 'no son suficientes para salvar la compañía. Nuestros pasajeros', continúa el mensaje, 'aún no han vuelto a volar con nosotros, y la supervivencia de la compañía y de la industria se encuentra en peligor', añade la nota del directivo.

La aerolínea belga Sabena, mientras, amenazó a sus sindicatos con organizar un referéndum sobre su plan de restructuración si no firman un acuerdo sobre los recortes de plantilla previstos (unos 13.000) antes del martes. Y las tres mayores compañías aéreas japonesas pidieron a su Gobierno ayuda financiera para hacer frente a esta crisis. Japan Airlines (JAL), All Nippon Airways (ANA) y Japan Air System reclamaron ayudas por 28,2 millones de dólares (unos 5.080 millones de pesetas) debido a las pérdidas que sufrieron por el cierre del espacio aéreo estadounidense entre el 11 y el 15 de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001