Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPACTO EN LOS MERCADOS

El euro repunta por los males del dólar

La confianza de los consumidores estadounidenses en la marcha de la economía sufrió un fuerte retroceso en el mes de septiembre. El desplome fue el mayor desde la invasión de Kuwait por parte de Irak en 1990 y es uno de los mayores que ha tenido este índice desde que se instauró. Su publicación supuso un frenazo a la euforia que vivieron las bolsas el día anterior y la depreciación del dólar. Mientras tanto, las petroleras españolas han bajado hoy entre dos y tres pesetas el precio de los combustibles tras el abaratamiento del crudo.Y el sector aéreo sigue su particular crisis con recortes de plantilla y negociaciones de ayudas ante la caída de la actividad.

El dólar comenzó ayer apreciándose ligeramente frente al euro, pero la noticia sobre la caída de confianza de los consumidores en Estados Unidos provocó un cambio en el mercado de divisas. Así, el euro comenzó a apreciarse a media tarde y al final de la jornada se cotizaba a 0,9233 dólares (180 pesetas).

Anteayer el euro cerró en el mercado de Francfort a 0,9176 dólares (181,32 pesetas) y durante los primeros compases de la jornada de ayer llegó a cotizarse a 0,9157 (181,70 pesetas). Un fenómeno que también afectó al yen, que ayer se revalorizó frente el dólar, pero que terminó cediendo frente al euro.

Esta pérdida de confianza de los consumidores estadounidenses lleva a la moneda única a servir de refugio para muchos inversores que prefieren no asumir el riesgo de la economía norteamericana.

Asimismo, los tipos de interés que rigen en la zona euro son más elevados que en Estados Unidos, por lo que los capitales más conservadores optan por adquirir renta fija o, simplemente, abrir una cuenta corriente en euros, deshaciendo sus posiciones en dólares. El billete verde ha conseguido mantener su firmeza en el año debido a que los inversores no tenían muy clara cuál sería la desaceleración en Estados Unidos y en Europa. En todo caso, confiaban en que el mayor dinamismo de la economía norteamericana les llevase a salir antes de una situación depresiva de la misma.

El dinero empieza a variar esta percepción. No obstante, los bancos centrales están muy pendientes de la marcha de las monedas y los expertos esperan movimientos muy suaves en las paridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001