Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPACTO EN LOS MERCADOS

La confianza de los consumidores de EE UU sufre la mayor caída desde la invasión de Kuwait

El índice se desplomó y sufrió la mayor caída desde 1990

Nueva York
La confianza de los consumidores estadounidenses en la marcha de la economía sufrió un fuerte retroceso en el mes de septiembre. El desplome fue el mayor desde la invasión de Kuwait por parte de Irak en 1990 y es uno de los mayores que ha tenido este índice desde que se instauró. Su publicación supuso un frenazo a la euforia que vivieron las bolsas el día anterior y la depreciación del dólar. Mientras tanto, las petroleras españolas han bajado hoy entre dos y tres pesetas el precio de los combustibles tras el abaratamiento del crudo.Y el sector aéreo sigue su particular crisis con recortes de plantilla y negociaciones de ayudas ante la caída de la actividad.

La confianza de los consumidores estadounidenses sobre la marcha de su economía registró ayer la bajada más fuerte en los últimos 11 años. El índice cayó desde los 114 puntos de agosto hasta los 97,6 puntos. Un descenso de 16,4 puntos, el mayor desde octubre de 1990 tras la invasión de Kuwait por parte de Irak que desembocó en la guerra del Golfo. Entonces este índice de confianza cayó en 23 puntos.

El dato se anunció ayer y echó por tierra la inyección de ánimo que supuso el lunes la mejoría de la Bolsa de Nueva York. El índice Dow Jones cerró con un alza del 0,65% tras una jornada de vaivenes que hicieron pasar de ligeras ganancias a pérdidas de casi el 1%. El tecnológico Nasdaq sólo subió el 0,15%.

Los mercados europeos también se desinflaron con el dato. Francfort, que comparte más horario de negociación con Wall Street, cerró con una pérdida del 0,73% después de estar en positivo toda la sesión. El índice general de la Bolsa de Madrid subió el 1,78%, el Ibex 35 ganó el 1,67%, y los mercados de París y Londres se anotaron ascensos del 1,08% y del 0,31%, respectivamente. Esta recuperación finalmente debilitada se producía con un gran volumen de negocio. En la Bolsa de Madrid se superaron los 420.000 millones de pesetas, cifras poco habituales este año.

La recuperación que vivían las bolsas en el inicio de semana por los bajos precios de las acciones se ha visto de esta forma truncada, y los analistas económicos empiezan a ver con preocupación que se pare el principal motor de la economía: el consumo.

Efecto de los atentados

El trabajo de campo del índice de confianza se hace entre el 1 y el 21 de cada mes, por lo que, en buena parte, recoge fechas anteriores a los atentados de Nueva York y Washington, el 11 de septiembre, lo que le da más relevancia como indicador de que la economía de EE UU ha entrado en recesión. En total se controlan 5.000 hogares y 'sólo una pequeña parte' participó después del día 11. El director del Centro de Investigación que elabora el índice, Lynn Franco, declaró en la CNN que 'vienen malos momentos para la economía' porque los consumidores que son quienes habían conseguido alejar durante años la amenaza de recesión parecen haberse desinflado. El gasto en consumo supone casi dos tercios de la economía estadounidense, añadió.

Otros analistas resaltaron que la confianza podría regresar si se produce alguna noticia no sólo de índole económica, sino también política. 'Lo mismo sucedió en la guerra del Golfo y la confianza volvió a nacer en cuanto nos apuntamos algunas victorias', aseguró otro comentarista.

La impresión de que la economía ha entrado en recesión fue confirmada por otros índices, como el parón y previsible bajada en la venta de casas (sólo el 3,5% de los encuestados cree que cambiará de alojamiento frente al esperado 3,9%) y el aumento del paro que se espera supere a principios de 2002 el 5,5%, frente al 4,9 % actual. La falta de confianza se produce cuando ya se han registrado, este año, ocho bajadas en los tipos de interés, incluido el medio punto anunciado la semana pasada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001