Comienzan las clases en toda Cataluña sin ningún incidente de importancia

Los sindicatos presionan a la consejera

La vuelta al colegio complicó ayer todavía más el tráfico en la Ronda del Mig, de Barcelona, y en la mayoría de las vías del Eixample y en la zona alta de la ciudad. Con todo, responsables de tráfico y portavoces de la Guardia Urbana señalaron que la jornada fue menos complicada de lo que se esperaba. En lo que a los colegios e institutos se refiere, el primer día de clase se caracterizó por la falta absoluta de incidentes, al contrario que en años anteriores.

La apertura del curso escolar suele marcar el inicio de la vuelta a la normalidad y en el caso de Barcelona supone un incremento notable de circulación de vehículos privados. Este año, además, el regreso al ritmo cotidiano se ha visto complicado por las múltiples obras que se están ejecutan en toda la ciudad, pero de forma especial en grandes vías de acceso que atraviesan al ciudad. Los problemas se iniciaron antes de las ocho de la mañana y algunas vías no se despejaron hasta pasadas las diez.

En el caso de la Ronda del Mig, las rampas metálicas colocadas el pasado sábado para facilitar el acceso directo desde Mejía Lequerica hasta la plaza de Cerdà -y así descongestionar el lateral descendente, que siempre ha ido muy cargado desde el inicio de las obras de cobertura de la Ronda- se vieron ayer colapsadas de vehículos. Un agente de la Guardia Urbana recordaba a los conductores que se adentraban por las rondas que no podrían salir hasta la plaza de Cerdà e impedían la circulación a camiones. Los problemas de retenciones se padecían igual en la calzada lateral. Las colas de vehículos se sucedieron desde primeras horas de la mañana hasta el mediodía. Ése fue uno de los puntos más conflictivos de la jornada de ayer, pero no el único. El panorama fue parecido en toda la zona de colegios de Sarrià y en los túneles de Vallvidrera. Allí el tráfico no se empezó a normalizar hasta pasadas las diez de la mañana. En la plaza de Borràs y sus alrededores los problemas de tráfico se agravaron aún más debido a una avería en el sistema de semáforos.

Otro punto crítico en la jornada de ayer fue la avenida Diagonal, en especial en el tramo de entrada a la ciudad y hasta la plaza de Francesc Macià, coincidiendo con las obras del tranvía, por las que se han anulado tres carriles de esa vía y se han convertido en reversibles los centrales. Precisamente la capacidad de regular el tráfico en un sentido u otro contribuyó ayer a paliar las retenciones, según señaló la Guardia Urbana. No obstante, las colas de vehículos en ambos sentidos no se despejaron hasta bien entrada la mañana.

Pero hubo más puntos conflictivos, como la Gran Via y la Ronda Litoral. En esta última se produjo una colisión múltiple entre tres camiones, una furgoneta y un turismo a las doce del mediodía.

A diferencia del curso pasado, cuando 9.000 alumnos de 25 centros públicos no pudieron entrar en las aulas, bien por retrasos en las obras, bien por falta de profesores, no ha habido incidentes destacables en este primer día de clase. Sólo un instituto de Castelló d'Empúries (Baix Empordà) no abrió sus puertas y lo hará hoy, y una parte de los estudiantes del IES Miquel Taradell, de Barcelona, no pudieron comenzar las clases. En el primer caso, según la consejera Carme-Laura Gil, la dirección del centro 'todavía no ha cuadrado los horarios' por ser de nueva creación. En el segundo, la causa radica en que no se han acabado las obras que se llevan a cabo en los desagües de los servicios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

'El curso ha comenzado con absoluta normalidad, sin ninguna incidencia, y desde el departamento hacemos una valoración muy positiva de ello', dijo la titular de Enseñanza. Sin embargo, el clima de tensión entre la Generalitat y los trabajadores de la enseñanza que marca este comienzo de curso quedó reflejado ayer por la presencia de cerca de un centenar de delegados de los principales sindicatos del sector (USTEC-STE, CC OO y UGT) frente a la sede del Departamento de Enseñanza para pedir un 'cambio de actitud' en la política educativa del Ejecutivo catalán.

Normalidad aparente

Según los sindicatos, la supuesta normalidad que ha presidido el inicio de curso 'es sólo aparente', informa Mar Padilla. Las clases han comenzado sin que se haya cerrado el acuerdo sobre mejoras retributivas de los profesores, con congelación presupuestaria; a la espera de que se conozca el nombre de los más de 700 profesores que han alcanzado la condición de catedráticos y a los que se les adeudan cerca de 2.000 millones de pesetas, y con un frente abierto en los tribunales: los polémicos conciertos educativos concedidos por la consejera a siete centros de élite que cobran mensualidades de hasta 100.000 pesetas. Los sindicatos recuerdan también que sólo se ha creado un tercio de las 6.000 plazas de guardería prometidas por la Generalitat para este curso.

Jaume Graells, de UGT, denunció que los profesores interinos trabajan en 'una situación de gran precariedad laboral' y advirtió de que, si no se llega a un acuerdo sobre mejoras retributivas el próximo mes de octubre, los docentes se plantearán movilizaciones que podrían incluir también a los del sector privado.

En total se han matriculado este curso 991.000 alumnos de enseñanza infantil, primaria y secundaria de toda Cataluña, 8.465 más que el año pasado, gracias a un cierto repunte en la natalidad y al aumento de estudiantes en la enseñanza posobligatoria (bachillerato y formación profesional). Este aumento, de un 1%, es el primero tras 17 años de descenso continuado.

Este año todavía unos 10.000 alumnos, en su mayoría estudiantes de ESO, seguirán asistiendo a clase en barracones prefabricados. La titular de Enseñanza, sin embargo, destacó que ha disminuido en 150 el número de barracones respecto el año pasado y recordó que está en marcha un plan de choque para erradicarlos en tres años. 'Lo estamos cumpliendo', sentenció.

Los estudiantes de primer ciclo de ESO tendrán media hora semanal más de matemáticas, y los de primero de bachillerato, una hora más de lengua catalana, castellana y de idioma extranjero, lo que supondrá una reducción de las materias optativas.

La Ronda del Mig se colapsó ayer desde primera hora de la mañana.
La Ronda del Mig se colapsó ayer desde primera hora de la mañana.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS