Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército de Macedonia y la guerrilla albanesa rompen la tregua

Fuerzas del Ejército macedonio y de la guerrilla albanesa de Macedonia rompieron ayer con 17 días de frágil alto el fuego y entablaron violentos combates, tras el fracaso de los representantes civiles para alcanzar una solución política al conflicto de la minoría albanesa en el país balcánico, de mayoría eslava.

Durante más de dos horas en las colinas que rodean la localidad de Tetovo, fue posible escuchar el sonido de la artillería pesada, fuego de mortero y armas ligeras. Tetovo es la mayor ciudad macedonia de mayoría albanesa y se encuentra situada a unos 35 kilómetros al oeste de la capital, Skopje. El Ejército macedonio empleó contra la guerrilla gran despliegue de medios, incluidos dos cazabombarderos Sukoi que sobrevolaron varias veces la zona de los combates.

Según fuentes occidentales, las fuerzas macedonias respondieron 'desproporcionadamente' a varias ráfagas de disparos procedentes de las posiciones que mantienen en la zona los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Al menos dos soldados macedonios resultaron heridos. Los combates cesaron a mediodía, después de que observadores internacionales en ambos bandos pidieran el cese de las hostilidades.

Hasta ahora la comunidad internacional ha presionado para que ambas partes se sienten a negociar y alcancen un acuerdo pacífico a un conflicto armado que estalló el pasado mes de marzo. Sin embargo, la semana pasada las conversaciones se empantanaron cuando las autoridades macedonias plantearon que si se admitían las reivindicaciones de los albaneses, el joven Estado balcánico estaría abocado a su destrucción.

Los observadores extranjeros coinciden en apuntar a la región de Tetovo como la zona más volátil en el intento de que fructifique el alto el fuego. Con sus 80.000 habitantes de mayoría albanesa, la ciudad se vio sometida a un fuerte bombardeo el pasado marzo hasta que los rebeldes huyeron a las montañas cercanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2001