Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo ataque suicida de Yihad Islámica y un atentado causan cinco muertos en Israel

La Autoridad palestina condena el atentado

El ataque suicida, que fue reivindicado por la organización extremista Yihad Islámica, supone el fin de la tregua firmada hace un mes por israelíes y palestinos gracias a la mediación de la CIA. El ataque, perpetrado al parecer por un joven activista, se produjo una hora antes de que en Jerusalén se celebrara la apertura de la edición 16 de los Juegos Macabeos, un encuentro deportivo internacional en la que participan las comunidades judías de todo el mundo y que suponía un reto del Gobierno de Tel Aviv a la oleada de violencia e inseguridad en que se encuentra sumido el país desde hace nueve meses.

El atentado se produjo dentro de la estación, mientras se encontraba parado en los andenes un convoy y un numeroso grupo de viajeros procedía a subir a los vagones, según aseguraron varios testigos. En el exterior, cerca del edificio, fue visto un coche que apoyaba al kamikaze y que huyó tras la explosión. Las fuerzas de seguridad israelíes cerraron al tráfico todas las carreteras y accesos de la zona, e iniciaron una persecución de los cómplices del activista. En la búsqueda participaron helicópteros que vigilaban las zonas fronterizas con los territorios autónomos palestinos, donde se supone que viven los miembros del comando. Ya de madrugada, la policía informaba sobre la detención de dos sospechosos.

[QQ] El 1 de junio un activista originario de Tulkarem se inmoló en la sala de fiestas Pascha, en la zona del Delfinario de Tel Aviv, ocasionando 21 muertos. La acción del terrorista obligó en aquella ocasión a Arafat a aceptar una tregua con los israelíes, logrando frenar la represalia de Israel.

[QQ] El primer ministro israelí, Ariel Sharon, acusó anoche a la Autoridad Nacional Palestina de "no luchar o actuar contra el terrorismo". Dore Yaron, uno de sus asesores políticos, culpó de los hechos a Arafat y dijo que el presidente palestino se niega desde hace meses a detener a los líderes y principales militantes de las organizaciones fundamentalistas, que fueron excarcelados a principios de la segunda Intifada.

"No hay ninguna duda de que los servicios de seguridad palestinos colaboran estrechamente con la Yihad Islámica y Hamás, e incluso con el Hezbolá libanés, y que nos encontramos ante una coalición terrorista que tiene su origen en las zonas bajo control de Arafat", recalcó Yaron. Por su parte, la Administración palestina emitió un comunicado de condena al atentado "que ha causado la muerte de civiles" y pidió el fin de "los actos de violencia vengan de donde vengan"; el comunicado expresa su compromiso con la tregua.

La represalia israelí no tardó en llegar bajo la forma de bombardeos a cuatro posiciones de la policía palestina en el norte de Cisjodania, sin que se informara de posibles víctimas. La represalia, además, respondía a otro atentado anterior. A primera hora de la madrugada en Jerusalén, cerca del estadio Teddy Kolell, donde ayer se inauguraron los Juegos Macabeos, dos activistas palestinos encontraron la muerte al estallar el explosivo que se disponían a colocar en el recinto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001