Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez Palacios envía a prisión al mayor accionista de Gescartera

La CNMV denunció un 'agujero' de 13.000 millones en la agencia

La juez Palacios tomó esta decisión a petición del fiscal anticorrupción, Salvador Viada. El fiscal había pedido prisión para Antonio Rafael Camacho, además de considerar también responsable del agujero a José María Ruiz de la Serna, el otro apoderado de la sociedad. Para él, Teresa Palacios ha impuesto comparecencias diarias en la Audiencia, tal como pedía el fiscal, que había solicitado medidas preventivas más suaves por su delicado estado de salud.

No se trata de los temidos chiringuitos financieros. Gescartera Dinero, pese a ser una agencia de valores registrada en la Comisión Nacional del Mercado Valores ha protagonizado otro episodio turbio en las finanzas españolas. Nada menos que 13.000 millones de pesetas que corresponden al dinero que gestionaban de sus clientes se han esfumado.

En un principio, los gestores aportaron información sobre un volumen gestionado de 8.500 millones, pero esta cifra ha sido ampliamente superada tras las pesquisas de la CNMV -presidida por Pilar Valiente-, que el pasado 15 de junio entró en las oficinas de esta agencia de valores para intervenirla, así como a su gestora de fondos de inversión. Era la propia CNMV la que remitía a la Audiencia Nacional la información sobre Gescartera Dinero ya que no estaba acreditado el paradero de la práctica totalidad de las inversiones realizadas por los clientes de dicha agencia de valores.

Uno de los clientes más importantes es la Fundación ONCE, con más de 1.000 millones de pesetas invertidos, que, a la sazón, figura como propietaria del 10% del capital de esta agencia de valores, mientras que el 90% restante estaba en manos de Gescartera Holding, propiedad de Antonio Rafael Camacho Friaza y de los herederos de José Camacho. La agencia está presidida por Pilar Giménez-Reyna Rodríguez.

La Fundación ONCE presentó ayer una querella en el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional por un presunto delito de apropiación indebida, delito societario y falsedad en documento mercantil.

2.000 afectados

Todavía no hay datos exactos sobre el número de afectados. La agencia de valores contaba con 2.000 cuentas de clientes, pero ahora es necesario comprobar las posibles duplicidades. Por el momento, se han acreditado ante la CNMV 148 clientes de la firma, que habían depositado 2.676 millones de pesetas. Según avancen los días se irán personando más clientes para reclamar el dinero "evaporado" en esta agencia de valores. De estos clientes, 109 han solicitado la devolución de sus inversiones por un montante aproximado de 1.469 millones.

Éste es el segundo caso de mayor descalabro financiero por parte de un intermediario bursátil. El precedente se encuentra en la agencia de valores zaragozana AVA, donde 4.000 pequeños inversores perdieron sus ahorros por un importe que sumó los 15.200 millones. En España no existe ningún fondo que garantice las cantidades invertidas en agencias o sociedades de valores, a diferencia de lo que ocurre en el sistema bancario a través del Fondo de Garantía de Depósitos, que garantiza un mínimo. Sí que existe la voluntad en la UE de establecer un sistema de pagos similar al bancario para esos casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001