Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PA quiere que la reforma del Estatuto permita asumir las competencias 'periféricas' del Estado

Los andalucistas pretenden ampliar el número de diputados del Parlamento autonómico

Los andalucistas son los segundos en responder con propuestas al envite que lanzó el presidente de la Junta, Manuel Chaves, en el pasado debate del Estado de la Comunidad. El coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, presentó el martes un decálogo de puntos genéricos para someter al concurso del resto de los partidos (incluido los extraparlamentarios) y promover una movilización social. El PA, el único partido nacionalista del Parlamento, puso ayer sobre la mesa una docena de objetivos que, según Ortega, responde a una 'filosofía ordenada' sobre Andalucía.

Se trata del ideario que tradicionalmente ha defendido su partido y para cuya aplicación habría que plantear también cambios en los títulos III y IV de la Constitución Española.

Lo primero que quiere cambiar el PA del texto es la definición misma de Andalucía, cuya redacción actual Antonio Ortega calificó de 'vergonzante', 'un quiero y no puedo'. La alternativa pasa por que Andalucía se llame 'nacionalidad histórica que, en el ejercicio de su derecho al autogobierno, se constituye en comunidad autónoma en pide de igualdad con todos los pueblos de España'.

Una de las apuestas más arriesgada es la organización territorial: Andalucía sería una provincia única, mientras que las actuales provincias tendrían la consideración de entes supracomarcales y estarían regidas por corporaciones. Las comarcas y los municipios serían las otras dos figuras de la estructura que pretende el PA, para lo que sería necesario promulgar una ley que regule sus competencias.

Otra de las propuestas que da un vuelco al sistema actual es crear también una Administración única, con la desaparición de las delegaciones del Estados, cuyas competencias serían asumidas íntegramente por la autonomía, 'y acabar con la doble administración', subrayó Antonio Ortega.

Por su carácter de Administración única, Andalucía, según la propuesta del PA, tendría capacidad para adoptar medidas para la ejecución y desarrollo de las políticas europeas, instrumentos financieros y programas, incluías aquellas políticas que, correspondiendo originariamente al Estado, hayan sido cedidas a la Unión Europea.

En este marco se crearía también una agencia tributaria propia y una comisión de justicia, elegida por el Parlamento autonómico, que ejercería las competencias por delegación del Consejo del Poder Judicial. El presidente del Tribunal de Justicia de Andalucía (TSJA) sería elegido por el Parlamento, a propuesta de la comisión de justicia, y la comunidad tendrían participación en la elección de los magistrados del Tribunal Supremo.

Reforma del Parlamento El PA quiere reforma también la Cámara autonómica y el Senado. La primera ampliaría su número de diputados de 109 a 145, 18 escaños por cada circunscripción electoral, sin tener en cuenta su población, y un parlamentario elegido por los 122.000 andaluces que residen fuera de la comunidad. Para la designación de los representantes del Senado, Andalucía se dotaría, mediante ley, de normas propias.

Por último, el documento del PA propone que se abra la posibilidad de establecer convenios de cooperación con otras comunidades, así como, en el marco de sus competencias, con otras regiones europeas y de su entorno geográfico e histórico. La Junta de Andalucía deberá ser obligatoriamente informada por el Gobierno central de los tratados y convenios internacionales que le afecten.

Respecto al patrimonio cultural andaluz, Antonio Ortega dijo que su partido intentará que el Estatuto de Autonomía diga que favorecerá el estudio, respeto y protección del habla andaluza en todas sus variedades. 'Es necesario que se considere un patrimonio culto y no hacer creer a la gente que hablamos mal porque lo hagamos distinta forma', señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2001