Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco miembros de una familia mueren al chocar contra un furgón en Chapinería

Un niño de dos años y el conductor del vehículo contrario, en estado grave

Cinco miembros de una familia -los abuelos, los padres y una niña de cinco años- y su perrita Cuca fallecieron ayer en un choque frontal en el término municipal de Chapinería, en la conocida como carretera de los pantanos. El menor de la familia -Roberto Carlos, de dos años- y el conductor de la furgoneta de Correos contra la que se estrelló el monovolumen en el que viajaban los fallecidos sufren heridas graves. Esta peligrosa carretera, por la que circulan a diario 42.000 vehículos, se ha cobrado cinco nuevas vidas.

Laureano Bercial Muñoz y su esposa, Ana García Martínez, ambos de unos 40 años, salieron poco después de las 12.30 de ayer de su casa de la calle de Encomienda de Palacios, en el madrileño barrio de Moratalaz, para pasar el fin de semana en una casa que habían comprado semanas atrás en un pueblo de Ávila. Con ellos viajaban sus dos hijos, Laura y Roberto Carlos, además de los padres de Ana, Federico García Pérez, de 70 años, que acababa de jubilarse, y Fernanda Martínez, vendedora de cupones de la ONCE. En el monovolumen, un Citroën Jumper, con matrícula M-2733-VZ, Laureano había metido todo lo necesario para pasar dos días lejos del calor de la capital. Una hora después de emprender viaje sucedió la tragedia.

Según fuentes de los bomberos de la Comunidad, el accidente, ocurrido en el kilómetro 38 de la carretera M-501, en un tramo recto, señalizado con línea continua, se produjo presuntamente cuando el vehículo familiar invadió el carril contrario y colisionó contra un furgón de Correos.

Facultativos del Sercam atendieron Ana García, tras ser rescatada del interior del vehículo por los bomberos. Pero la mujer no superó la parada cardiorrespiratoria. También liberaron de entre el amasijo de chatarra al pequeño Roberto Carlos, con traumatismo craneoencefálico grave y traumatismo costal, por lo que fue llevado en un helicóptero del Sercam al hospital Doce de Octubre. Tras ser intervenido quirúrgicamente, está fuera de peligro, según fuentes médicas.

El conductor del furgón de reparto de Correos contra el que chocaron Bercial y su familia sufrió diversas fracturas, entre ellas rotura de fémur, y posible hemorragia interna; fue trasladado al hospital de Alcorcón.

'Laureano era un buen chaval y un conductor experimentado', explica Dolores, una vecina de la finca donde vivía la familia fallecida. 'Poco después de las doce de la mañana, les hemos visto cargar su coche para marcharse al campo, como todos los sábados. ¿Cómo íbamos a pensar que les podía pasar algo tan terrible?'. Incluso se llevaron consigo a su vieja perra Cuca, que también murió en el accidente.

Bercial trabajaba como autónomo en una empresa de transporte. Su esposa, Ana, era ama de casa. El abuelo acababa de jubilarse, y la abuela todavía vendía cupones de la ONCE por el barrio de Moratalaz, donde la familia se instaló hace más de 30 años. 'Cuando Ana se casó, se quedó a vivir aquí. Ella era hija única y siempre iban todos juntos', relata esta vecina.

'Las últimas palabras que hemos cruzado con ellos han sido sobre el Atlético de Madrid. Ellos eran muy rojiblancos y estaban desolados por que su equipo tenga que seguir en Segunda División. A pesar de ser atléticos, pusieron al pequeño el nombre de Roberto Carlos, porque sentían gran admiración por el jugador del Real Madrid', explica Dolores. '¿Y qué será ahora de ese niño?', se pregunta.

El accidente obligó a cortar durante horas esta carretera y a desviar el tráfico por la M-510.

Una carretera muy polémica

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001

Más información