Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente bereber advierte del riesgo de contagio al Magreb

Inquietud en Rabat por las protestas de Argelia

De regreso de Estraburgo, donde intentó que el Parlamento Europeo aprobase una moción de condena de la represión en la Cabilia, Raha, español de origen marroquí, hizo ayer escala en Madrid.

Los bereberes marroquíes, señala en una conversación con este periódico, 'han intentado expresar su solidaridad con los bereberes argelinos, a pesar de los obstáculos erigidos por las autoridades'. 'No nos dejaron, por ejemplo, manifestarnos ante la Embajada de Argelia en Rabat'.

Estimados en unos diez millones, los bereberes marroquíes duplican a los argelinos (cinco millones), aunque estos últimos están muy concentrados en la región de Cabilia. Raha insiste, sin embargo, en que en Marruecos los descendientes de la población original representan 'al menos el 50% de la población del país' y superan, por tanto, los 15 millones'.

'Aunque sean más numerosos, gozan de menos reconocimiento de su identidad cultural', se lamenta Raha. 'A diferencia de Argelia, el amazigh [lengua bereber] no se enseña, y muchas manifestaciones culturales acaban siendo prohibidas. Ahora, la prensa marroquí intenta minimizar lo que pasa en Argelia presentándolo como el problema de una pequeña región'.

A pesar de estas trabas, los bereberes de Marruecos van, según Raha, tomando conciencia. 'Hace 10 años había seis asociaciones y ahora hay 200 a lo largo y ancho del país, y es posible que pronto se cree el primer partido político'. 'En las universidades, los bereberes arrebatan el protagonismo a los islamistas'. 'Los marroquíes son menos radicales que los argelinos, pero siempre pueden surgir brotes de descontento'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001