Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PANTALLA INTERNACIONAL

Londres se rinde al crimen en el cine

Un festival repasa títulos y obras en el 25º aniversario de la muerte de Agatha Christie

Con Steve Buscemi como invitado estelar y un singular enfoque en Agatha Christie, la Filmoteca Nacional Británica echa una mirada al crimen en las disciplinas complementarias de cine y literatura. Durante cuatro jornadas consecutivas, del 12 al 15 de julio, su sede londinense, al sur del Támesis, será la plataforma de difusión de obras clásicas y contemporáneas, incluidos estrenos europeos, y foco de debate entre un centenar de escritores, cineastas y editores. Entre ellos, participarán Iain Sinclair, Tami Hoag, Tom DiCillo y Mathew Prichard, nieto de la reina inglesa de la novela policiaca y de suspense.

Es difícil olvidar al neoyorquino Buscemi en el papel de secuestrador que los hermanos Coen construyeron específicamente a su medida para Fargo. O su ya mítico Mr. Pink, ese diestro ladrón que se niega a dar la propina que demanda el jefe de la banda de Reservoir Dogs, la película que puso en órbita a Tarantino. Ambas vuelven a proyectarse en la filmoteca londinense junto a otros trabajos -Desperado y Living in oblition- que desvelan su rica huella artística.

Buscemi se puso detrás de la cámara en 1996 con su celebrado debú, Trees lounge, que también protagoniza. A Londres acude con su segunda película, Animal factory, una adaptación de la novela semiautobiográfica del legendario Edward Bunker. Un recluso escasamente iniciado en las artes del crimen tropieza con las reglas internas de los veteranos de una cárcel estadounidense -la fabrica de animales- hasta que corre en su ayuda el líder del clan, interpretado por Willem Dafoe. La proyección se completa con una entrevista con el realizador y actor a cargo del director del festival, Adrian Wooton.

En el 25º aniversario de la muerte de Agatha Christie, Wooton da chispa a su eterna memoria recuperando adaptaciones cinematográficas de limitada difusión y series populares de televisión. Entre las primeras se descubren joyas como Die abenteurer, traducción al cine mudo de la novela The secret adversary, que realizó el alemán Fred Sauer en 1929. Alibi, de Leslie Hiscott, marcó la aparición por primera vez en la gran pantalla de Poirot, mientras que el reparto de Love from a stranger, con estrellas de los años treinta como Ann Harding, Basil Rathbone o Joan Hickson, elevó el perfil de las adaptaciones de las obras de Christie.

Entre charlas, seminarios y debates, DiCillo presenta su último trabajo, Double whammy, en el que deshoja la crisis existencial de la madurez en claves convencionales del género policiaco, con un reparto en el que figuran Denis Leary, Elizabeth Hurley y el propio Buscemi.

El cine americano independiente también estará presente en el festival con The woman chaser, de corte cómico, y entre las películas europeas aún no distribuidas en el Reino Unido sobresalen la sueca Fôrme stormen, de Reza Persa; la holandesa Lek, y la segunda entrega de Brat, sobre los mundillos criminales de Rusia y Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 2001