Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VICTORIA DE FORZA ITALIA

Haider asegura que el triunfo de Berlusconi es positivo para Europa

La UE acoge con cautela los resultados

'Me lo esperaba, Italia necesita un cambio. Espero que este resultado tenga una influencia positiva sobre la política europea', aseguró ayer Haider, que se encontraba en Milán, en el norte del país, en viaje privado acompañado de su esposa. La estancia del líder ultraderechista austriaco en la capital de Lombardía para asistir anoche a una velada de ópera en el teatro de La Scala fue mantenida en la más absoluta reserva debido a su coincidencia con los comicios.

Por su parte, la UE reaccionó con extremada cautela. 'Es prematuro, porque todavía no sabemos cuál será el Gobierno que se formará en Italia', declaró Göran Persson, primer ministro sueco y actual presidente en ejercicio de la UE al referirse si los Quince tomarán medidas para evitar un nuevo caso como el de Austria. 'En Niza nos pusimos de acuerdo para reaccionar a este tipo de situaciones, a gobiernos que no estén en línea con lo que defiende Europa', manifestó Persson en alusión a la eventual presencia de ministros de la Liga Norte en el Gabinete. Más efusivo se mostró el Partido Popular Europeo, que a través de su presidente, Wilfred Martens, dijo que la victoria es 'un triunfo personal de Berlusconi' que muestra 'su capacidad como dirigente'. El primer ministro de Malta, el conservador Edward Adami, gran amigo de Berlusconi, también consideraba anoche 'muy saludable' la alternancia política en el país.

Fuentes diplomáticas comunitarias comentaban anoche que resulta un alivio el mal resultado del partido de Umberto Bossi, pero no ocultaban su decepción por el regreso de Berlusconi al Gobierno: 'Ciertamente sus ideas no son las mejores para el proyecto de construcción de Europa'.

En teoría, los ministros de Asuntos Exteriores de los Quince tenían previsto abordar las elecciones italianas durante el almuerzo de trabajo de ayer. 'No lo hicimos', contestó tajante la ministra sueca, Anna Lindh, 'entre otras razones porque aún no se conocen los resultados definitivos'.

El ministro de Exteriores francés, Hubert Védrine, manifestaba que los Quince estarán atentos a la formación del nuevo Gobierno en Italia 'y, si es necesario, vigilantes'. 'Confío en la democracia y en el pueblo italiano', añadió.

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, guardó silencio y compareció anoche como estaba previsto en un breve encuentro con la prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 2001