Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homs pide un pacto de Estado que cierre el modelo de financiación

El consejero de Economía y Finanzas, Francesc Homs, reclamó ayer en Madrid un 'pacto de Estado' que permita cerrar de manera definitiva el sistema de financiación autonómica. En un debate celebrado en el Club Siglo XXI, Homs subrayó que Cataluña no pide nada que 'los demás no puedan asumir' y añadió que con el actual sistema de financiación 'no hay seguridad financiera'.

El Gobierno y las comunidades autónomas deben aprobar este año un nuevo sistema de financiación para el periodo 2002-2006, aunque el Gobierno del PP ha expresado su deseo de que la nueva fórmula pase a ser definitiva. Homs se mostró dispuesto a cerrar el modelo de financiación siempre y cuando Cataluña vea incrementados notablemente sus ingresos.

El consejero recordó que la sanidad es el problema más grave de financiación al que se enfrentarán las autonomías en los próximos 10 años y se preguntó cómo se va a garantizar el incremento del gasto que se avecina a causa del envejecimiento de la población, la llegada de nuevos inmigrantes y el aumento de residentes europeos.

Homs reclamó que las comunidades autónomas puedan participar del inesperado incremento de la recaudación del Estado, que cifró en 2,2 billones de pesetas en cinco años. 'Si España va bien, ¿no deben notarlo también las autonomías?', se preguntó. 'El nuevo modelo de financiación debe servir para que todas las comunidades puedan asumir la sanidad', concluyó.

Propuesta de Madrid

Por su parte, el consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Manuel Cobo, aseguró que la postura del Gobierno madrileño en el asunto de la financiación está 'muy cercana a la de Cataluña'. Su propuesta plantea que las autonomías recauden el 48% del impuesto sobre la renta y el 66% del impuesto de sociedades. 'Las comunidades autónomas somos Estado y reclamamos una parte de lo que es nuestro', aseguró.

El Ministerio de Hacienda desea alcanzar un acuerdo con las comunidades autónomas antes del verano para traspasarles participaciones en algunos impuestos. Las negociacionese se orientan a cederles hasta el 40% del IRPF, el 50% del IVA y una participación en los impuestos que gravan el tabaco, el alcohol y los carburantes. La Generalitat de Cataluña ha renunciado a recibir el traspaso de la Agencia Tributaria y el impuesto de sociedades, que grava los beneficios de las empresas.

En las negociaciones todavía no se ha entrado a concretar cantidades. En los próximos días las partes deben ponerse de acuerdo sobre los mecanismos de solidaridad para las comunidades que pueden resultar más desfavorecidas cuando se concrete la cesión de nuevos impuestos a cambio de eliminar las transferencias del Estado a las autonomías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de mayo de 2001