Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en el País Vasco

Sentimiento de euforia económica y de crisis política a partes iguales

Dos de cada tres vascos creen que en Euskadi hay miedo a la hora de decir lo que se piensa

Los vascos se perciben en mejor situación económica que el resto de España, pero creen al mismo tiempo que están en bastante peor situación política. La euforia económica es llamativa: el 72% de los entrevistados define la actual situación como buena o muy buena, 21 puntos por encima de la que expresan respecto de la economía española en su conjunto. En sentido contrario, el 63% define como mala o muy mala la situación política de Euskadi, una valoración que también está más de veinte puntos por encima de la expresada para el conjunto de España.

La valoración positiva de la economía es claramente mayoritaria en todos los electorados, pero alcanza porcentajes especialmente elevados, superiores al 80%, entre los votantes de EA, EH, PNV e IU, así como entre aquellos entrevistados que van a votar ahora por primera vez; entre los votantes del PP y, sobre todo, del PSE, presenta niveles más moderados

La mala valoración de la situación política predomina, asimismo de forma clara entre los votantes de todos los partidos, pero con especial énfasis entre los votantes del PP (90%), del PSE (77%) y de IU (75%). Llama la atención el fuerte contraste con la víspera electoral de 1998. Entonces ETA acababa de declarar un alto el fuego y sólo el 28% de los vascos, es decir, casi tres veces menos que ahora, definían la situación política como mala o muy mala.

Miedo

Dos de cada tres vascos creen que en Euskadi hoy mucha gente siente miedo a decir lo que piensa. Lo comparte el 96% de los votantes del PP, el 85% de los del PSE y el 80% de los de IU, así como el 71% de quienes en 1998 no votaron y el 72% de quienes no lo hicieron por no tener aún la edad legal. Entre los votantes de EA y, sobre todo, entre los del PNV las opiniones se presentan más divididas. Tan sólo entre los votantes de EH predominan quienes consideran que las cosas no son así (68% frente a 26%).

Está también clara en el conjunto de la sociedad vasca la idea de que no se ha prestado atención suficiente a las víctimas del terrorismo: 53% se expresan en ese sentido, frente a un 33% que discrepa. Esta opinión es masiva entre los votantes de PP y PSE, mientras que se presenta más dividida en los otros electorados. Una vez más, son sólo los votantes de EH quienes mantienen con claridad la opinión opuesta. Y aun así, algo más de la cuarta parte considera que las víctimas del terrorismo no han sido atendidas de forma adecuada.

Los vascos consideran de forma prácticamente unánime que nadie tiene derecho a matar por defender una idea política: incluso entre los votantes de EH el 80% se muestra de acuerdo con esta rotunda condena de la violencia.

La mayor división de opiniones se produce al evaluar si los no nacionalistas tienen hoy menos libertad que los nacionalistas. Con todo, hay un ligero predominio de quienes opinan que el grado de libertad es el mismo.

En conjunto, y por encima de problemas e ideologías, la ciudadanía vasca expresa un llamativo grado de confianza en su futuro colectivo: dos de cada tres entrevistados dicen percibir con optimismo el futuro del País Vasco. Esta visión esperanzada predomina ampliamente en todos los sectores ideológicos: la expresa el 75% de los votantes del PNV pero también el 60% de los del PP, el 58% de los de EH y el 51% de los del PSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de mayo de 2001