Precintadas las obras de ampliación de la planta que trata despojos de 'vacas locas' por carecer de licencia

La crisis de las vacas locas y su eliminación en aplicación de la normativa europea traen de cabeza al Ayuntamiento de Valverde de Alcalá desde que la Comunidad autorizara a una empresa de su municipio, Frival, SA, a convertir en harinas los Materiales Específicos de Riesgo (MER) de la región.

Después de que los vecinos de Valverde ya se quejaran de los malos olores que salen por las chimeneas de la industria, ayer el Ayuntamiento precintó unas obras, ordenadas por la Comunidad, que pretendían la eliminación de los malos olores no sólo en Valverde, sino en otras localidades limítrofes. El conflicto es más bien económico. Frivalsa construía una carretera interna para acceder a una nave y un techo para cubrir ésta. Además, tenía que instalar un termodigestor para eliminar los malos olores. A las 11.30 de ayer, la secretaria municipal, acompañada de la Guardia Civil de Anchuelo, precintó las obras porque no poseen la licencia municipal pertinente, a pesar de que la empresa había solicitado los permisos.

Javier García Cañete, director general de Agricultura, matizó ayer que el precinto 'no impedirá que la empresa continúe con la actividad prevista'. El Ayuntamiento aduce esta negativa a que la empresa se ubica en suelo 'rústico no urbanizable' y es necesario que la dirección general de Urbanismo lo recalifique en 'urbanizable' para poder conceder los permisos sin incurrir en una ilegalidad. Pero también porque esta recalificación permitirá al Ayuntamiento recibir ingresos extra; cobrar las tasas de la licencia de obras que ahora no puede cobrar por estar la empresa en suelo rústico. El Ayuntamiento de Valverde siempre ha tenido claro que le ha tocado bailar con la más fea en esta operación de las vacas locas. 'La Comunidad se ha quitado el marrón con esta empresa; Frivalsa está haciendo el negocio del siglo, y los vecinos de Valverde sólo reciben a cambio los malos olores', se quejó ayer la concejal de Valverde, Mercedes Machicado. 'Si Urbanismo nos recalifica los terrenos podríamos cobrar, al menos, las tasas de la licencia de obras, pero si no, ¿qué sacamos nosotros a cambio de aguantar los malos olores?', se pregunta Machicado.

A las seis de la tarde de hoy está convocada una marcha de los vecinos de otros cuatro pueblos en protesta por los malos olores que provoca Frivalsa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS