Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toledo lidera los sondeos en Perú en una campaña dominada por los insultos

Alan García gana puntos entre los indecisos

El fuego cruzado de insultos y acusaciones de los últimos días entre Toledo y Flores parece haber beneficiado sobre todo a García y perjudicado a la propia Flores. Tanto ella como García debatieron ayer en un programa de televisión con la ausencia de Toledo, que declinó la invitación.

Las acusaciones sobre la supuesta hija no reconocida del líder de Perú Posible (una juez decidirá en seis días si debe someterse a una prueba de ADN), o de su presunta adicción a la cocaína, además de su supuesta propensión a ciertos placeres nocturnos, no se reflejan en las encuestas. Dos empresas demoscópicas coinciden en otorgarle a Toledo el primer lugar de la intención de voto, con un 35% de las preferencias. Flores tiene el 23% y García el 17%. Los analistas coinciden en que el mayor error de la única mujer que aspira a la presidencia ha sido el de no desmarcarse a tiempo de las explosivas declaraciones de su padre al inicio de esta semana. 'Si hablo, voy a hablar del auquénido [llama] de Harvard', dijo visiblemente mortificado César Flores cuando una periodista le solicitó el lunes sus comentarios sobre la campaña.

Tres días después, Lourdes Flores se vio obligada a suspender un mitin en Huancayo, departamento de Junín, ante la lluvia de piedras y pifias de un grupo de contramanifestantes. Antes pidió públicamente disculpas al líder de Perú Posible por el exabrupto de su padre.

Eliane Karp, esposa de Toledo, también tuvo su desliz racista. La semana pasada acusó a los 'blanquitos de Miraflores', en alusión a sectores económicamente privilegiados, como los responsables de la campaña en contra de Toledo para impedir que un cholo -en referencia a sus rasgos- llegue a la presidencia.

Entretanto, García ha continuado ganando puntos silenciosamente. Su estrategia ha consistido en apoderarse del centro y de mantenerse alejado de la guerra de insultos. El ex presidente ha intentado presentarse como el único candidato que tiene experiencia para gobernar, que ha madurado y que reconoce sus errores del pasado. Su campaña está dirigida a captar los votos del 25% de indecisos para colarse en la segunda vuelta. El lema es más que elocuente: '¿Tu voto está decidido? Piénsalo otra vez. Por un Gobierno de justicia social, marca las dos estrellas'.

En un intento por calmar los ánimos, el presidente de Perú, Valentín Paniagua, invocó ayer a los candidatos presidenciales a mantener la cordura en el proceso electoral. 'Es necesario recordar al país que tenemos una cita de honor el próximo 8 de abril y los ciudadanos tienen la obligación de participar activamente como prueba de nuestro espíritu democrático', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 2001