Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flores denuncia una campaña violenta para impedir su victoria en Perú

La líder socialcristiana dice que 'gente organizada' boicotea sus mítines

En las últimas semanas, Flores se ha visto obligada a suspender sus mítines en Huancayo e Iquitos; en Puno, Juliaca y Cusco, un grupo intentó boicotear sus reuniones públicas. La candidata, escarmentada por sus últimos errores de campaña, se ha cuidado de no señalar a ningún grupo político o candidato. Sin dar nombres, Flores se ha limitado a exigir a las autoridades la investigación de los ataques sistemáticos durante sus manifestaciones públicas, pues considera que éstos le impiden competir en igualdad de condiciones.

Flores ocupa el segundo lugar de las preferencias de los votantes. Al inicio de la campaña tuvo una subida espectacular, siendo Lima -que representa el 30% del electorado- su plaza fuerte. Este empuje en los sondeos llevó a que, en su momento, la mayoría de los analistas políticos sostuvieran que se había convertido en una alternativa seria para Alejandro Toledo, de Perú Posible.Después, con el paso de los días, la combinación de errores tácticos de sus asesores de campaña, así como de las estrategias de sus competidores, la condujeron a un estancamiento. Se mantiene en el segundo lugar, con el 23% de la intención de voto, mientras que Toledo recibe el 35%, de acuerdo con la empresa Datum.

Preocupa Alan García

Lo que más preocupa en estos momentos a sus asesores es que los puntos que pierde Flores los capitaliza el tercero en discordia, el ex presidente Alan García. Éste ya alcanza el 19% de las preferencias, según el mismo sondeo. Otras empresas lo ubican en un empate técnico con la candidata en alrededor del 22%. García es quien con más ahínco trata de convencer a los indecisos.

De mantenerse la tendencia, García podría desplazar a Flores del segundo puesto y pasar a la segunda vuelta junto a Toledo. A Flores se le identifica con los empresarios, que desean una continuidad en la política económica. La candidata de UN no ha sido capaz de desmarcarse lo suficiente de Fujimori.

[Por otra parte, el candidato presidencial Ricardo Noriega sorprendió ayer a sus electores al pedirles que no voten por los aspirantes al Congreso de su pequeña agrupación al denunciar que algunos pertenecen a la 'mafia montesinista que está infiltrada'. Noriega dijo que comprobó en un viaje por el norte del país que muchos de los candidatos al Congreso por su agrupación Todos por la Victoria eran mal vistos en sus lugares de origen, y que algunos incluso tienen denuncias por corrupción, informa Efe. Los analistas locales, al escuchar a Noriega, replicaron con ironía: 'No sabemos cómo ha tardado tanto en darse cuenta de algo evidente'.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2001