EH, expulsada del consejo de la Compañía del Tranvía de San Sebastián por no condenar la quema de autobuses

Un concejal 'abertzale' advirtió a San Gil: 'Si jugamos a vida o muerte, vamos a ganar nosotros'

El pleno del Ayuntamiento de San Sebastián aprobó ayer, con los votos del PSE-EE, PP y EA-PNV, la expulsión de los representantes de Euskal Herritarrok (EH) del consejo de administración de la Compañía del Tranvía por no condenar la quema de autobuses urbanos en actos de violencia callejera. Desde agosto pasado, los violentos han destrozado siete vehículos, valorados en 29 millones cada uno.

La expulsión de los delegados de EH -un edil de este grupo y un sindicalista de LAB- generó una encendida polémica entre el concejal independentista Josetxo Ibazeta y la portavoz donostiarra del PP, María San Gil, cuando el primero le propuso 'jugar un partido de pelota amistoso' entre el PP y EH con un 'árbitro neutral', aunque a renglón seguido Ibazeta le advirtió: 'Si queréis jugar un partido a vida o muerte, lo tendréis. Pero dad por seguro que si jugamos a vida o muerte, vamos a ganar nosotros'. San Gil le replicó que 'a este paso, como nos sigáis matando así, va a ser muy difícil jugar a parejas', y agregó que 'el árbitro no puede ir armado'.

Más información

El concejal de EH Iñigo Balda enmarcó la expulsión en una 'campaña política, mediática y policial de criminalización contra la izquierda abertzale y Euskal Herria tras el pacto antiterrorista PP-PSOE', ante el que la coalición nacionalista EA-PNV 'se ha quitado la careta' apoyando la expulsión de EH.

El socialista Ernesto Gasco, concejal de Movilidad y Tráfico, acusó a Balda de 'hipócrita' y le aconsejó que 'reflexione antes de incriminar al resto de los partidos'. Gasco explicó que la quema de los autobuses no ha ocasionado 'ninguna desgracia personal', pero aclaró que 'se ha puesto en grave riesgo la vida de viajeros y conductores y daños colaterales'. '¿Le parece poco motivo para expulsarles', añadió.

Durante el debate, San Gil desafió con firmeza a los concejales de EH a 'ser valientes y a condenar a quienes promueven y ejercen la kale borroka e incendian los autobuses. Si no cállense'. Balda afirmó que su partido 'defiende los bienes y los intereses de la compañía como el que más', y criticó que la decisión de expulsarles 'es muy grave para la ciudad porque 20.000 donostiarras se quedan sin representación' en esta empresa municipal. Balda se jactó de ser 'muy demócrata' y desafió al resto de los partidos a 'ilegalizarnos', porque 'ése es el camino al que conduce el pacto PP-PSOE. Si no somos demócratas, demostradlo', sentenció.

Gasco informó de que el cese de los representantes de EH deja vacantes los dos plazas que han ocupado hasta ahora, pese a que Balda insistió en que la expulsión significa 'jugar sucio'. Durante la discusión plenaria, ninguno de los siete concejales de EA-PNV en la oposición hizo uso de la palabra para explicar por qué apoyaron la decisión de apartar a EH de la Compañía del Tranvía.

El acuerdo se produce después de que en octubre pasado no prosperase una moción del PP para desalojar a EH de todos los organismos municipales. La oleada de actos de violencia callejera ocurridos a comienzos de este mes tras la detención de varios miembros de Haika se cobró la destrucción de dos autobuses y daños contra otro. Entonces, el alcalde donostiarra, el socialista Odón Elorza, decidió retomar la propuesta de excluir a los representantes independentistas por negarse a condenar los ataques.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción